Mientras el escándalo de la Casa Blanca del persigue a todos lados al presidente Enrique Peña Nieto, los senadores de su partido se desgarran las vestiduras con grandilocuentes discursos en contra de la corrupción en el debate que dio paso a la aprobación de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información.

Esta nueva legislación establece medidas específicas para transparentar el uso de sus recursos a los tres niveles de gobierno, órganos autónomos, sindicatos y partidos, incluso algunas empresas que hacen uso de recursos públicos.

Destaca en esta reglamentación la obligación de los sindicatos para dar a conocer el manejo de las cuotas que aportan sus agremiados. Además de retirar la categoría de información clasificada como reservada en aquellos datos que involucren violaciones a derechos humanos o delitos de lesa humanidad.