Los presidentes del PAN y del PRD, reunieron a sus órganos de decisión para continuar internamente su coalición electoral y que será formalizada hasta finales de diciembre de este año. Eso es en el plano formal, en lo real el camino aliancista esta lleno de obstáculos: por el lado del PAN, un amplio grupo de excluidos de las decisiones de José Mancha seguramente no acatara sus acuerdos, incluso exploran la posibilidad de participar electoralmente con candidatos independientes en sus distritos o en alianza con alguno de los ya existentes.

Por el lado del PRD de Rogelio Franco, las cosas están más que complicadas ya que a esta alianza llega ya sin las ayudas económicas y políticas que le proveía el gobierno del estado, además de que al escoger el camino aliancista acelerará la migración de sus militantes al MORENA o hacia las candidaturas independientes. Quizá el talón de Aquiles en esta coalición es que la dirigencia de Franco Castan no logra generar confianza, puesto que constantemente se exhiben sus vínculos políticos con personajes identificados con el actual gobierno.