Mientras que para el gobernador de Veracruz es de gran relevancia hacer visible su cercanía con el PRI, para los más viables candidatos al gobierno de la entidad de ese partido, José Yunes Zorrilla y Héctor Yunes Landa, lo más importante es apresurar el deslinde con las decisiones de la administración Duartista.

Evidentemente a ningún candidato del partido que sea, le gustará cargar con los costos de la multiplicación de la pobreza, el incremento de la inseguridad, los atropellos contra la prensa critica, y mucho menos con la impagable deuda pública; por ello la tarea de evitar que a la  campaña del PRI se le endosen los puntos negativos generados por las decisiones de la administración Javier Duarte es una labor digna de un cirujano altamente calificado.