Un verdadero insulto resultan las solicitudes de ampliación presupuestaria por montos de 40 millones de pesos para la Fiscalía General del Estado y  35 millones de pesos para el Organismo Público Local Electoral (OPLE), que se presentaron ante el congreso del estado.

Como si la economía local estuviera a la alza o si no existieran otras necesidades por solventar. Resulta además que dentro de la estructura gubernamental son estas áreas  las que menos confianza logran entre la ciudadanía, son dependencias que no se distinguen por el cumplimiento y el servicio para con sociedad veracruzana.