Después de encabezar una protesta de habitantes de su comunidad en donde demandaban mejorar los accesos y servicios públicos, la agente municipal de la congregación de Rafael Valenzuela, en el municipio de Gutiérrez Zamora, Salomé Ortega Hernández fue detenida y enviada a un penal de máxima seguridad en Tepic, Nayarit, acusada del delito de “daños ecológicos”.

En esta región donde abundan los pozos petroleros es común que la población se confronte con directivos de PEMEX, ya que se niegan a mejorar las caminos que se destruyen con la operación diaria de vehículos pesados, por lo que la protesta ciudadana es un recurso para obligar a la parestatal a resarcir las afectaciones.

Esa es la circunstancia en que fue instalada una demanda en contra de la líder comunitaria de 26 años Salomé Ortega Hernández a quién se le da un trato de delincuente de alta peligrosidad.