Entre Columnas
Por Martín Quitano Martínez
25 de noviembre 2015

Lo peor de la ignorancia es que, a medida que se prolonga, adquiere confianza.

Anónimo

Sin duda es cada vez más urgente la masiva implementación de una política pública nacional que tenga como objetivo la capacitación de los cuerpos edilicios de los ayuntamientos del país, siendo el municipio la primera y más cercana autoridad en la estructura del poder gubernamental del país.

Son múltiples las evidencias a lo largo y ancho del territorio nacional de las nefastas consecuencias que tiene para el desarrollo del país la precaria situación de gestión pública en que se encuentran la mayoría de los ayuntamientos del país.

Desgraciadamente, los ayuntamientos se convierten en muestra palpable del bajísimo nivel de nuestra clase política y administrativa, vergonzantes ejemplos de la ignorancia administrativa y legal de sus integrantes, pero peor aún, pasarela de visiones y actitudes de oportunismo y pragmatismo deshonesto, pasando del cinismo del “robé poquito” a la complicidad en crímenes de estado, en fortunas inmediatas e ilícitas o en omisiones que profundizan la debilidad de acción y operación de la municipalidad.

Es difícil encontrar municipios donde los integrantes de los ayuntamientos tengan pleno conocimiento de las responsabilidades legales, sociales y políticas que tienen a cargo y del marco jurídico que los regula como miembros edilicios o funcionarios municipales, lo que conlleva a ostentar el cargo sin plantearse siquiera la posibilidad de definir un programa de acciones por realizar.

Coatepec, Veracruz es el pueblo mágico del cual muchos nos enorgullecemos de su arquitectura, de su entorno ambiental, de sus tradiciones y costumbres, de la calidez provinciana de su gente, sin embargo su Ayuntamiento no es ajeno a la problemática arriba comentada. Coatepec es un municipio que se puede preciar de condiciones propicias para ser mucho más de lo que es ahora, sin embargo cada vez más se enfrenta a la debilidad de sus ejercicios administrativos, de sus representaciones políticas, de sus cuadros dirigentes y también tristemente, a una mayoría de ciudadanos que no hemos estado a la altura de sus requerimientos.

Y es que desde hace muchos años, en lugar de ser más exigentes, los coatepecanos hemos permitido el avance de la improvisación y la banalidad en los ejercicios públicos, hemos hecho gobernantes y administradores a personajes que han profundizado, la corrupción, el empobrecimiento y la ignorancia, mutilando con ello nuestro presente y por supuesto nuestro futuro.

La más reciente elección municipal demuestra lo que digo y las consecuencias de una mala decisión aún son noticia. Le ha tocado a la actual comuna reponerse de un golpe duro y a la cabeza, y por ello sería comprensible una etapa de desasosiego, de aturdimiento, de inamovilidad. Sin embargo es necesario sobreponerse lo antes posible para reponer el año de gestión municipal que se ha perdido, sin sumar el primer año de gobierno, en el que tampoco se percibieron avances o propuestas. En resumen, se cumplirán dos años de gestión municipal y pudiera parecer que estamos iniciando.

Y es que da la impresión que la mayoría de la actual comuna y su equipo ejecutivo están ajenos a los problemas del municipio, pues hay áreas en donde los vacíos y el desorden son muy visibles. Parece quedar claro que nos enfrentamos a una administración municipal sin rumbo, sin estrategias de trabajo o líneas de acción definidas y delimitadas, salvo la atención de las urgencias o los compromisos, en una gestión meramente reactiva.

Es notorio que se necesita mucho, pero mucho más que sólo un hombre, se requiere algo más que tener fe en la buena voluntad de sus integrantes, se demanda un equipo de trabajo que se comprometa a trabajar a fondo, que marque rumbo, delimite responsables y cumpla metas. Sólo quedan dos años y habrá que redoblar esfuerzos para organizar y mejorar las condiciones de vida de los coatepecanos. A los ciudadanos sólo nos queda exigir por lo existente y esperar construir y plantear para los próximos procesos una propuesta mejor y ganar un gobierno diferente. Ese es el reto y es la convocatoria, ojala y muchos nos encontremos en el camino que tendremos que andar.

DE LA BITÁCORA DE LA TÍA QUETA

El autoritarismo, la intolerancia y la violencia deben ser rechazadas, vengan de donde vengan.

Contacto:

mquim1962@nullhotmail.com