El informe de José Yunes Zorrilla trasluce que son tiempos electorales, en momentos en que su partido atraviesa por una crisis de credibilidad y rechazo de la población veracruzana; es precandidato priista al gobierno de Veracruz y avista que la división entre militantes no conviene porque los vulnera. No obstante, José Yunes Zorrilla tuvo que reconocer “ciertas diferencias” con otros grupos al interior de su partido. No pudo evadir un tema que lacera a Veracruz: “actos de corrupción y abuso de poder cometidos por la clase gobernante…” ofende la “impunidad rampante”. Se entiende, la consigna fue: Unidad para competir, porque no hay de otra.