Suponer que la simple suma de la estructura militante del PAN y del PRD es la garantía para derrotar al PRI, puede llevar a que se genere una especie de burbuja electoral en la expectativa que construyen estos partidos, que al parecer pretenden ir “colgados” de su candidato a gobernador.

En caso de que se consolide la alianza electoral entre PAN y PRD en Veracruz, será de suma relevancia conocer quienes son los candidatos a diputados de esos partidos que ofrecen el cambio político, pero que entre sus filas agrupan personajes tan impresentables como los que dicen combatir. Un cambio real empieza desde la práctica interna, por lo que no será buena señal que PAN y PRD postulen a su burocracia partidista, a los parientes, a las novias, y líderes de dudosa reputación.