En el quinto informe del gobernador Duarte de Ochoa la constante fue el anuncio sobre la supuesta inversión federal en Veracruz para el próximo año; en infraestructura carretera, en programas sociales esta entidad sería beneficiada como nunca antes,  sin embargo, poco de lo que el gobierno estatal hizo y vaya a hacer en su último año del ejercicio. La causa es que no habrá el recurso suficiente para emprender las obras que se anuncian, se explica en la implementación del presupuesto base cero del gobierno federal y en una muy sustantiva reducción en el presupuesto estatal de 2016. Aquí sí, el único discurso válido será el de los números.