En la comparecencia del Contralor General del Estado ante los diputados locales se dio a conocer la inhabilitación por un periodo de diez años a Mauricio Audirac Murillo, ex titular del ORFIS, ex Contralor General del Estado y ex Secretario de Finanzas, a quien supuestamente se sanciona por la omisión en la entrega de información que solventaría el ejercicio indebido de los recursos de los años 2008, 2009 y 2010 periodo en que el actual gobernador, Javier Duarte de Ochoa se desempeñó como titular de la secretaria de finanzas del Estado.

Llama la atención que nada se haya dicho de la responsabilidad de los funcionarios implicados en el uso indebido e incorrecta aplicación de recursos, por lo que la inhabilitación anunciada tendría el propósito de encubrir a otros personajes que intervinieron directamente en el manejo de esos fondos en el mismo periodo.

Extraño resulta el anuncio de una sanción menor al ex Director y ex Subsecretario de Finanzas, Carlos Aguirre Morales, que de acuerdo a sus funciones sustantivas es el principal involucrado en el manejo indebido de los recursos, y que sólo sea inhabilitado por tres años y quede libre de sanción económica. Por otra parte es sospechoso que al actual titular del ORFIS, Lorenzo Antonio Portilla Vázquez, quien ha sido señalado por la ASF como presunto responsable del desvió millonario de recursos del erario estatal, no se le toque ni con el pétalo de una inhabilitación.