Místicos y Terrenales
Por Marco Antonio Aguirre Rodríguez
27 de noviembre de 2015
  • Nuño, el troglodita de la educación
  • Cuauhtémoc Cárdenas al ataque

 

 

 

Para Antonio Gómez Pelegrin, el titular de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) del gobierno del estado, el escamotearle 1,000 millones de pesos a la Universidad Veracruzana es una buena idea; durante la glosa del V Informe de gobierno, simplemente dijo que a la institución le deben “nada más” mil 308 millones de pesos.

Con sólo unas palabras desapareció más de mil millones de pesos, porque el 11 de noviembre, en el Senado de la República, la mención fue que el adeudo llegaba a 2 mil 353 millones de pesos, hasta el 9 de noviembre..

Gómez Pelegrin quiere hacer con la Universidad Veracruzana lo mismo que hacen con otros deudores, a quienes les ofrecen hasta el 20% de lo que les deben para finiquitar las cuentas y muchos lo aceptan para cobrar aunque sea una parte, pero al mismo tiempo les hacen firmar que están cobrando el total de la deuda.

Si esto es así ¿dónde quedan el dinero no entregado?, porque en las arcas de la Sefiplan no creo.

De hecho el 30 de septiembre Javier Duarte llegó hasta la rectoría de la Universidad Veracruzana a ofrecer que se le pagaría a la institución lo que se le debe, después de que Sara Ladrón de Guevara exhibió en su Informe de Labores del 7 de septiembre que a la UV no le habían entregado, hasta ese momento, 2,058 millones de pesos.

El adeudo en ese entonces contemplaba 1,008 millones de rezago de los 5 años anteriores.

En este año el gobierno del estado superó ampliamente la sustracción de recursos que le hace a la UV, al rebasar el acumulado de 5 años previos.

Y no se ve que exista mucho interés en pagar ese adeudo.

Después de más de un mes de que Duarte ofreció que se cubriría la deuda, lo único que el gobierno del estado ha hecho es buscar excusas y pretextos para escamotear ese recurso que tampoco es de Sara Ladrón de Guevara, si no de la institución.

La UV tiene problemas, y fuertes, por ese dinero retenido.

Un punto donde más ha impactado es el servicio médico al personal, pues hay doctores y otros vendedores de servicios de salud, que suspendieron sus actividades con la Universidad Veracruzana, por los débitos acumulados.

En la farmacia con la que trabaja la UV, también hay escasez de medicamentos, precisamente porque ya no pueden pagarle a los laboratorios que les surten.

También hay académicos y empleados a los que se les deben diferentes cantidades por este mismo concepto.

Por lo pronto los sindicatos, tanto el Setsuv como el Fesapauv, ya preparan estrategias de acción por si el 14 de diciembre no les han pagado el sueldo y el aguinaldo. Saben que el gobierno del estado puede querer retrasar el dinero para pagarles hasta que comience el 2016.

Este año la Universidad Veracruzana cumplió su 70 aniversario y en lugar de hacer una gran fiesta, se realizaron varios eventos que tuvieron muy poco impacto.

El dinero que el gobierno de Javier Duarte quiere escamotearle a la Universidad Veracruzana no es para la rectora, si no que es un recurso que al no ser entregado impidió la ampliación de la matrícula y la plantilla de la Universidad, la mejora de las instalaciones, la creación de nuevas aulas y talleres.

Vaya, otro ejemplo del fuerte impacto que ha tenido la retención de los dineros de la Universidad, es la sala de conciertos de la USBI Xalapa, la cual sigue sin concluirse.

Javier Duarte está afectando el desarrollo del estado con esto.

Porque además amenazaron con reducir el presupuesto de la UV para el próximo año, lo cual sonó –definitivamente- como ultimátum represivo ante el reclamo del pago.

Y esto no es una graciosa concesión que Javier Duarte debe hacer, si no el cumplimiento de una obligación marcada en la Constitución de Veracruz y en la Constitución de la República, además de que es parte de los convenios de coordinación que la federación hace con los estados.

Cuando Javier Duarte dijo que entregaba un subsidio solidario a la Universidad Veracruz lo único que hizo fue exhibir su desconocimiento de la Constitución de la República, y también su ignorancia sobre lo que dice la máxima ley reguladora en el estado.

Así pues Javier Duarte le escamotea (con los peores sinónimos que la palabra tiene o con una de las definiciones que la Real Academia de la Lengua le da al verbo escamotear (del francés escamoter): “Hacer desaparecer, quitar de en medio de un modo arbitrario o ilusorio algún asunto o dificultad”) más de mil millones a la Universidad Veracruzana, pero también lo hace con los trabajadores de la institución, y con todos y cada uno de los habitantes del estado, porque la UV debería ser impulsora del desarrollo de la entidad, con programas de acción directa en las comunidades o creando e inventando para beneficio de los veracruzanos y de todos los habitantes del mundo.

Pero esto a Javier Duarte no le importa.

Son más de mil millones de pesos.

¿Cuántos beneficios a los terrenales no se están yendo con ese dinero?.

Javier Duarte le debe pagar a la Universidad Veracruzana.

AURELIO NUÑO, EL TROGLODITA DE LA EDUCACIÓN. Aurelio Nuño Mayer, una vez subido en el ladrillo de la Secretaría de Educación Pública del país se mareó tanto que una vez más amenaza a quienes se oponen a las evaluaciones de los profesores con la represión, con la violencia física, y –por supuesto- la que conlleva lo salarial.

Habla nuevamente de “firmeza en la aplicación de la ley”, cuando en realidad lo que hace es alentar prácticas represivas y violentas como las que se presentaron en Veracruz el sábado y domingo anterior, cuando los policías vestidos de civil arremetieron contra todos los que se le pusieron enfrente, incluyendo a comerciantes de los alrededores donde se realizaba la evaluación magisterial, a transeúntes que cruzaban por la zona, incluso contra profesores que iban a presentar los exámenes, pero aquí –en Veracruz- especialmente contra la prensa, en acciones claramente violatorias a la libertad de informar al querer eliminar los materiales que mostraban la violencia ejercida (Por cierto ¿ya le repusieron el equipo y bienes a los afectados?)

Aurelio Nuño dijo el 22 de noviembre que hubo “saldo blanco”, porque no quiso darle valor a las agresiones sufridas por periodistas, porque para cuando dio su comunicado la noticia de las agresiones ya estaba dándole la vuelta al mundo.

Aurelio Nuño se volvió el troglodita de la educación, y le debe –por lo menos- una disculpa a todos los agredidos por la policía de Veracruz que atendía sus órdenes (¿o irá a decir Aurelio Nuño que Javier Duarte se extralimitó?): profesores que si querían presentar sus exámenes, comerciantes, transeúntes y periodistas sobre todo.

Y eso que dice que quiere ser candidato a la Presidencia de la República en el 2018.

CUAUHTÉMOC CÁRDENAS AL ATAQUE. Este viernes 27 de noviembre llega Cuauhtémoc Cárdenas nuevamente a Xalapa, ahora para presentar el movimiento “Por México Hoy”.

Primero dará una conferencia de prensa y a las 5 de la tarde será una conferencia magistral en el Casino Xalapeño.

Viene acompañado por el senador Alejandro Encinas, quien –por cierto- ya le tocó sufrir la violencia dirigida que hay en la entidad.

Cuauhtémoc Cárdenas hoy aboga por un cambio en la Constitución del país, para que se incorporen nuevos derechos de los ciudadanos, así como para quitar contradicciones, pero reforzando sus partes fundamentales; también se debe establecer y especificar, el control de los recursos naturales, un sistema de justicia recto, acciones para terminar con la corrupción e impunidad, pero sobre todo, que haya un verdadero cambio en las políticas del estado.

El “Hijo del Tata Cárdenas” parece tener todavía que aportar al país.

Que sea para bien.