Es curioso que Aurelio Nuño Mayer, actual secretario de educación en el gobierno de Enrique Peña nieto, haga de la evaluación al desempeño docente su principal bandera, cuando los cargos que ha ocupado, los ha logrado únicamente a partir de la confianza otorgada por su jefe en turno o por intereses de grupo.

Nuño Mayer que coordina las acciones de la fuerza pública para obligar al magisterio a cumplir con la fase de evaluación, hasta antes de ser secretario de educación sólo se había desempeñado como asesor o en cargos de mando medio, donde sólo se requiere algún aval o la recomendación política para ejercerlo.