La ruta cultural
Por José Miguel Naranjo Ramírez
04 de noviembre de 2015

Vicente Lombardo Toledano

Hoy en día hablar y escribir sobre políticos, en la mayoría de los casos es hablar de corrupción,  desprestigio, cinismo, ignorancia, etc. pocas han sido las generaciones que con defectos y virtudes, son recordadas de manera positiva por la mayoría de los mexicanos, una de ellas es la denominada “Generación de 1915”, también conocida como la generación de “Los siete sabios de México.

Esta generación está integrada principalmente por: “Antonio Castro Leal, Alberto Vásquez del Mercado, Vicente Lombardo Toledano, Teófilo Olea y Leyva, Alfonso Caso, Manuel Gómez Morín y Jesús Moreno Baca.” A los interesados en profundizar en el tema pueden consultar la obra de Enrique Krauze titulada: Caudillos culturales en la Revolución mexicana, publicada por la Editorial Siglo Veintiuno. En esta obra Krauze a esta generación la describe de la siguiente manera: “Todos ellos Fueron hombres con grados universitarios, ideas, libros y conferencias, en su hoja de servicios; que quisieron embridar culturalmente a la revolución: Caudillos Culturales.”

Por lo antes mencionado, las cuatro columnas del presente mes de noviembre serán para festejar el centenario de la generación de 1915, y el primer libro por conocer se titula: De la Catedra y el porvenir, el cual es un compendio de ensayos y conferencias impartidas por Vicente Lombardo Toledano en la década de los sesentas, publicados por la Universidad Autónoma de Puebla. 

Regularmente cuando nos referimos a Lombardo Toledano, viene a nuestra mente el político, sindicalista, comunista, Gobernador de Puebla, Diputado, fundador del Partido Popular Socialista, el candidato presidencial, y seguramente habrá posiciones a favor y en contra sobre la figura de este personaje, nacido en Teziutlán, Puebla. Sin embargo, Lombardo Toledano también fue un hombre de letras, un filósofo en toda la extensión de la palabra, y un apasionado maestro que impartía conferencias, cátedra, escribía ensayos, y siempre su preocupación central fue la educación pública.

El libro: De la Catedra y el porvenir publicado en 1984, fue para festejar el noventa aniversario del natalicio de Lombardo Toledano, la mayoría de los temas que integran la obra son dedicados a la educación pública: “Origen y misión política de la educación, La educación universitaria en México, Estructura y objetivos de la Universidad Tecnológica de Puebla como Centro Integral de Educación Superior, La cultura se basa en la ciencia, el 12 de octubre y la cultura nacional.”

Independientemente de comulgar o no con las ideas de Lombardo Toledano, es importante leer los textos antes mencionados, porque a través de ellos podremos conocer la visión educativa de actores que fueron determinantes e influyentes en la vida pública de nuestro país, el ejemplo es la conferencia: La educación universitaria en México, donde el punto central era discutir si existía autonomía real en las universidades de México, o sólo era parte de la retórica política, sobre este planteamiento Lombardo Toledano declaró:

“Una autonomía real consiste en que una universidad busca sus recursos, los administra y no tenga vínculos con el Estado. Pero, ¿Qué Universidad hay en México con esta característica? Todas, desde la Universidad Nacional Autónoma de México, que debía llamarse Universidad Nacional Autónoma del Distrito Federal, porque todas tienen el derecho de reclamar ser universidades nacionales. Es necesario reflexionar en este hecho, porque no hay tal autonomía. El Estado paga todas las universidades de nuestro país sin excepción, y un grupo de personas no siempre al tanto de lo que ocurre en la cultura en el mundo, ni tampoco al tanto de lo que es el progreso de la ciencia y el saber, manejan eso sí, autónomamente las cosas.”

En cada conferencia Lombardo Toledano siempre proponía como modelo a seguir al sistema socialista, y en su intervención aprovechaba para realizar una fuerte crítica política, porque si bien él fue un hombre que siempre vivió dentro del sistema político mexicano, su posición fue de oposición al régimen priista, criticaba fuertemente los cacicazgos del partido en el poder. En su Estado natal Puebla, Lombardo señalaba que: “Los avilacamachistas convirtieron su cacicazgo en una suerte de propiedad privada para el enriquecimiento de la dinastía, de sus amigos y colaboradores.”

Para el historiador Enrique Krauze, Lombardo Toledano siempre se sintió más cómodo en la cátedra que en la política, pero fue a esta última actividad a la que le dedicó la mayor parte de su tiempo, por eso de la generación de 1915 tenemos poca obra escrita, todos ellos fueron más “actores que escritores”, a pesar de ello, Lombardo Toledano fue un hombre intelectualmente respetado, fungió como Director de la Escuela Nacional Preparatoria, y fundó la Universidad  Obrera de México.

Finalmente, conocer la obra de Vicente Lombardo Toledano, es conocer parte fundamental de nuestra historia moderna, si su pensamiento y obra escrita, coinciden con su obra realizada y su actuar como personaje público, eso cada quien podrá cuestionárselo, lo que si resulta innegable es que Lombardo Toledano fue un hombre de letras, por eso me permitiré concluir la presente columna, con la pregunta que Enrique Krauze realiza en su libro antes mencionado. “¿Puede un hombre de libros, un hombre de preocupaciones inteligentes, incorporar sus conocimientos a la acción para construir a partir de ellos el buen poder?”

Contacto:

Correo electrónico: miguel_naranjo@nullhotmail.com