Hablando Derecho
Por Tomás R. Domínguez Sánchez
26 de noviembre de 2015

El pasado 24 de noviembre, se realizó la primera fase del proceso de designación de los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) con el fin de cubrir las dos vacantes que dejaran la ministra Olga Sánchez Cordero y el ministro Javier Silva Meza, en este primer momento se contemplan las comparecencias de los candidatos ante el Pleno del Senado de la República, en donde por un espacio de 20 minutos cada uno expuso porque son las personas idóneas para ocupar una de las dos vacantes a Ministros, básicamente de lo que se trata es de convencer de alguna u otra manera a todos los Senadores sobre el perfil de cada uno de los exponentes, lo cierto es que en esta primera presentación no se incluye la sección de preguntas por parte de los legisladores y sólo es el foro para adularse, poco o mucho, cada uno de los prospectos para ocupar las sillas vacías.

De las dos ternas enviadas por el Senado de la República destacan la fuerte crítica que han recibido, que por el lado de las mujeres integrada por Sara Patricia Orea Ochoa, Norma Lucía Piña Hernández y Verónica Judith Sánchez Valle se ha cuestionado mucho la idoneidad de los perfiles sobre todo de la última porque consta en su expediente que ha recibido quejas por su desempeño profesional al estar al frente de distintos cargos en el Poder Judicial de la Federación, incluso allá por el año de 2011 la Procuraduría General de la República la trajo en la mira por delitos contra la administración de justicia ya que puso en libertad a un sujeto al que Estados Unidos requería y tenía en proceso de extradición, además inició una causa penal bajo el número 44/2011, incluso se solicitó una orden de aprehensión en su contra, que fue desechada por una colega bajo el argumento que no existían elementos suficientes para librar la orden, un requisito fundamental para ser Ministro de la SCJN es gozar de buena reputación, obviamente Veronica Judith no cumple con éste.

Para el caso de los hombres propuestos, que no se quedan atrás, es Javier Laynez Potisek, quien fue designado Magistrado de Sala Superior de Justicia Fiscal y Administrativa apenas en el mes de abril de este mismo año, es decir, hace 7 meses, y con sólo este requisito deja de ser idóneo para el cargo porque para ser ministro es necesario que hayan servido con eficiencia, capacidad y probidad en la impartición de justicia o que se distingan por su honorabilidad, competencia y antecedentes profesionales en el ejercicio de la actividad jurídica, entonces con tan sólo 7 meses de magistrado no cumple con este requisito, además no tuvo que haber sido secretario de estado en el año anterior al momento de la designación, Laynez se desempeñaba como Procurador Fiscal de la Federación, de modo que de resultar electo para el cargo se estaría ante una flagrante violación a la Constitución Política de los Estado Unidos.

Por otro lado, existen varios sitios de internet que han dado cuenta de la poca asistencia de los Senadores a esta primera sesión donde se presentaron los candidatos, y que los pocos que estuvieron estaban mucho más atentos a sus celulares, a sus juegos instalados en sus tablets y demás aparatitos que lo único que hacen es distraerlos aún más de su deber legal, al que por cierto deberían estar cumpliendo con eficacia ya que para eso fueron electos por la ciudadanía. Lo reprobable de este proceso de designación de Ministros es que por más que se intente dizque transparentar no se logra ¿por qué? porque todo empieza desde la terna que envía el Ejecutivo Federal ya que es una facultad discrecional que no está sujeta a ninguna controversia, además el mismísimo Senador Miguel Barbosa declaró que parece que las ternas siempre traen ya un nombre y dijo que en este proceso la línea directa la tiene Laynez, muy lamentable sería que se designara a un Ministro que no cumpla con los requisitos mínimos para fungir como tal; el Senado debe estar muy atento y exhortar a sus integrantes para que sean muy estrictos en cuanto a la elección del candidato, que seguramente será propuesto en la segunda terna, porque la primera debe ser descartada porque ninguno de los aspirantes cumple con los lineamientos establecidos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, se deben proponer verdaderos candidatos con impecable trayectoria judicial, muestra de ello es el Magistrado de Circuito José Eduardo Téllez Espinoza quien cuenta con 25 años en el sistema judicial, los invito a conocerlo y a firmar la petición formal para que lo designen Ministro de la SCJN, aquí les comparto el link: https://www.change.org/p/enrique-pe%C3%B1a-nieto-scjn-marta-tagle-senado-de-la-rep%C3%BAblica-c%C3%A1mara-de-diputados-presidencia-de-m%C3%A9xico-consejo-de-la-judicatura-federal-poder-judicial-de-la-federaci%C3%B3n-h%C3%A9ctor-yunes-landa-jos-nombren-ministro-de-la-scjn-al-magistrado-jos%C3%A9-edu?recruiter=426260946&utm_source=share_petition&utm_medium=copylink

Comentarios:

skart20@nullhotmail.com