Místicos y Terrenales
Por Marco Antonio Aguirre Rodríguez
02 de noviembre de 2015
  • Juan Guichard, de los 100 más ricos de México

  • Duarte, le regatea los adeudos a la UV

Como si con sus palabras pudiera tapar el hueco financiero que tiene el gobierno del estado, Javier Duarte niega una y otra vez que el paquete de créditos por 21,700 millones de pesos que le acaban de autorizar signifique mayor deuda para el gobierno del estado.

Pero la nueva autorización para adquirir deuda, además de que puede llevar a que Veracruz sea la entidad con mayor déficit financiero bancario, también es –en paralelo– un negocio multimillonario que puede representar hasta 2,170 millones de pesos de comisiones, lo cual además se hará con un viejo socio del fidelato, el empresario Juan Guichard Michel, uno de los 100 hombres más ricos de México.

Juan Guichard es el presidente de “Invex Grupo Financiero, S.A. de C.V.”, una de las empresas favoritas del fidelato desde el sexenio anterior

Además de Grupo Invex la familia Guichard tiene una fuerte presencia en otras grandes empresas, como Liverpool, donde Miguel Guichard es el Vicepresidente, Graciano Guichard presidente de M. Lambert, y Juan Guichard, consejero.

Juan Guichard, incluso ha sido referido como uno de los principales aportantes de la campaña política de Javier Duarte en el 2010 para llegar a la gubernatura del estado.

A Invex le ha ido tan bien en Veracruz que hace poco más de un año, el 29 de octubre de 2014, abrieron oficinas en el estado, en la ciudad de Veracruz, y lo hicieron en plena recesión económica de la entidad, pero Juan Guichard afirmó en ese entonces que la entidad tenía “una pujante economía”.

Para Invex sí lo era, porque el volumen de los negocios que tienen en la entidad -sobre todo con el gobierno del estado- les permitía abrir instalaciones con la seguridad de que las mismas serían operables.

Ahora Invex es designado fiduciario de los nuevos créditos por 21,700 millones de pesos y el nombramiento se hace desde el mismo decreto en el que se autorizan estos, para que el compromiso quede más que amarrado.

(En este punto una duda: ¿Qué desencuentros habrá tenido Invex con el gobierno del estado que pidieron que el compromiso quedará escrito en el mismo decreto?, ¿Cuál es el tamaño del negocio, que el gobierno del estado accedió a hacerlo de esta forma?. Pero además, ¿qué clase de diputados tenemos que ignoraron esta designación cuando la misma debió darse por concurso o por lo menos por invitación a 3 proveedores para conocer la mejor oferta?)

Con Invex existe otra irregularidad: Se le está dejando libre de ser revisado por cualquiera de los órganos de control del gobierno del estado, tanto el Orfis como la Contraloría estatal, aún cuando manejará recursos públicos, porque esos créditos tendrán ese carácter cuando sean recibidos por la administración de Javier Duarte.

Si los diputados no son retrasados mentales, comenzando por el coordinador Juan Nicolás Callejas, y vieron la irregularidad, ¿qué otra cosa pudo llevarlos a dejar que esto se incluyese en el decreto?.

Alguién mal pensado puede creer que se les dio un paquete de dinero para que hicieran la aprobación. Pero si los legisladores rechazan el retraso mental o la corrupción, seguramente expondrán el porque aprobaron esto y las circunstancias en que lo hicieron.

Volviendo a Invex, a esta empresa le han dado diversos contratos.

Por ejemplo, fue la intermediaria financiera encargada de colocar las emisiones para la bursatilización de las cuotas de peaje de la autopista Veracruz-Cardel, colocados el 4 de febrero de 2003, por hasta 2,000 millones de pesos, creando el llamado Fideicomiso 833. La autopista es manejada por la Agrupación de Compañías Constructoras de Veracruz (ACCSA), que encabezaba el multimillonario veracruzano Valentín Ruíz, con algunas de cuyas empresas Invex también tenía tratos.

El acta constitutiva fue asentada ante el notario Cecilio González Márquez, 151 del Distrito Federal, otro de los favoritos del fidelato.

Accsa y Valentín Ruíz, igualmente han sido fuertes socios comerciales del fidelato.

De hecho una de las ramas de Invex es la construcción, tanto que el 1 de junio de 2014 le entregaron la edificación del libramiento de Ciudad Obregón, en Sonora.

Otro de los grandes contratos entregados a Invex fue el correspondiente a la bursatilización del impuesto sobre tenencia de vehículos, instaurado el 5 de diciembre de 2008, para recaudar hasta 5,000 millones de pesos.

En 2011, Invex recibió el Fideicomiso de Veracruz y con ello saneó sus finanzas.

El 12 de noviembre de 2012 Invex comenzó la colocación de 6,900 millones de pesos, correspondientes a la bursatilización de las participaciones federales mediante el fideicomiso F/1175.

Y ahora le dan la operación de la colocación de 21,700 millones de pesos.

INVEX, UNA EMPRESA CON CONFLICTOS. Pero Invex no es una empresa que tenga un historial jurídico impoluto.

La pagina Data Jurídica enuncia 56 casos de controversias judiciales en el país que tiene Banca Invex.

De hecho Invex fue en el 2009 la institución bancaria que tuvo el tercer mayor número de sanciones por la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de los Servicios Financieros (Condusef), sobre todo por no asistir a las audiencias de conciliación o por no presentar información requerida por la autoridad para el desahogo de una controversia por afectaciones a usuarios.

Uno de los grandes conflictos de Invex es el reclamo de la empresa Taylor Marketing, la cual recibió un juicio a favor para que Invex les restituyese 21 millones 267 mil 755 pesos, como compensación por las más de 9,458 solicitudes de la tarjeta Liverpool Club Card y 15,393 de la tarjeta Spira, que no pagó Invex. Por Spira –incluso- cientos de usuarios entraron al Buró de Crédito, porque tenía tasas de interés de más de 100%, por lo que fue catalogada como la más alta en el mercado mexicano.

La institución financiera ofreció solventar la deuda con terrenos de la empresa Demet, mismos que no fueron aceptados al no acreditar la propiedad del inmueble.

Por cierto, esta fue una de las intenciones que tuvo el gobierno de Javier Duarte para liquidar la deuda interna, sólo que aquí los terrenos no le fueron aceptados porque estaban sobrevaluados y el intento de pago de la deuda era muy castigado.

Invex, y Juan Guichard, son de los que se sienten grandes místicos financieros del país, pero al menos en el caso de Veracruz, su actuar se asemeja más al de cómplices.

UV, REGATEARLE LA DEUDA. Después de estar fuera del estado, Javier Duarte reapareció y entre otras cosas rechazó que su gobierno le debe a la Universidad Veracruzana 2, 251.6 millones de pesos, porque –aseguró- su gobierno ha hecho aportaciones al IPE que incluyen las cuotas de la plantilla laboral de la UV.

Recordó que en la reunión que tuvo con la Rectora Sara Ladrón de Guevara se acordó establecer una compulsa de la deuda, y calendario de pagos, pero nada de esto se ha realizado porque al parecer el titular de la Secretaría de Finanzas, Antonio Gómez Pelegrin, no ha dado fechas para las reuniones.

A Javier Duarte lo que más le dolió del desplegado que firmaron las 61 autoridades universitarias fue que lo acusaran con Aurelio Nuño (a cuya sombra quieren cobijar al fidelato, con todo y su carga negativa).

Duarte insiste en que con la nueva deuda pagara lo que debe.

¿Lo hará?.