Economía y Socidad
Por Hilario Barcelata- Itzel Lira
13 de noviembre de 2015

 

A un año de que termine la gubernatura de Javier Duarte la sociedad veracruzana ve ya como imposibles de cumplir las promesas realizadas por el mandatario al inicio de su gestión en el Plan Veracruzano de Desarrollo (PVD) donde hablaba de un gobierno totalmente diferente al actual, el cual se supone tendría las siguientes características:  
 
PROMESA 1: Gobierno eficiente y eficaz: El cual implica el cumplimiento de programas y proyectos utilizando el monto mínimo de recursos.
 
REALIDAD 1: De acuerdo a la información de la cuenta pública 2014, existe un grave problema de desperdicio de recursos, derivado del hecho de que los programas de las entidades y secretarias no han cumplido con las metas fijadas.
 
De esta manera las entidades encargadas de cumplir el primer objetivo del PVD (Secretaría de, Educación, de desarrollo Social, de Gobierno, el DIF, los SESVER, el REPSS y los Institutos Veracruzano del deporte, el de espacios educativos, el de la vivienda y el IVEA), cuya función principal es disminuir las diferencias sociales que preexisten en la entidad y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos fueron las que más programas con indicadores incumplidos tuvieron ya que de 76 programas 44 de ellos no cumplieron con los indicadores establecidos, es decir el 57.8%, mismos que tuvieron un presupuesto de 24,333 millones de pesos (mdp).
 
Por su parte las entidades encargadas de cumplir el objetivo B y D del PVD, tuvieron en total 31 programas con indicadores incumplidos, lo que representó en el primero de estos el 66% de sus programas y en el objetivo D el 48% de su total, siendo las pertenecientes a este último objetivo las que más presupuesto recibieron y desperdiciaron el cual alcanzó un monto de 4,212 mdp, mientras que las del objetivo B tuvieron un presupuesto de 2,718 mdp. Vale la pena mencionar que entre las principales funciones de estas entidades están: la de fomentar el crecimiento económico de la entidad, promoviendo las principales actividades económicas que se desarrollan en el estado (esto para el caso del objetivo B) y procurar un desarrollo social que ayude a tener mayor seguridad y permita la participación adecuada de la ciudadanía (objetivo D).
 
Finalmente por lo que se refiere al objetivo C, el cual engloba a aquellas entidades encargadas de procurar que el medio ambiente no se vea perjudicado con las actividades económicas que se desarrollan, los programas que incumplieron sus indicadores representaron el 86% del total, lo cual llevo consigo un despilfarro igual a 308 mdp
 
Así se tiene que en total 118 programas no cumplieron con sus indicadores, lo cual implico un desperdicio de recursos igual a 31 mil 571 mdp, lo cual deja claro que no, en Veracruz no se tiene un gobierno eficaz y mucho menos eficiente.
 

PROMESA 2. Gobierno con participación social. El cual está comprometido a impulsar, ampliar y profundizar el involucramiento de la sociedad en el actuar cotidiano del Gobierno.
 
REALIDAD 2: En las elecciones para diputados de este año quedó claro que el desinterés de la ciudadanía por el actuar político es cada vez mayor debido a que de 5 millones 918 mil 173 personas inscritas en la lista nominal, más de la mitad, es decir, 3 millones 365 mil 699 personas se abstuvieron de emitir su voto, lo cual representó 56.8% del total. Lo cual refleja que este vínculo entre sociedad y gobierno está quebrado en Veracruz y que la confianza de la ciudadanía cada vez es menor.
 

PROMESA 3.- Gobierno transparente y honesto. Que establecía que todos los actos y acciones de la administración se caracterizarían por su transparencia y por el comportamiento honesto de los servidores públicos que participen.  
 
REALIDAD 3: La actual administración se ha caracterizado por actos que no representan de ninguna forma un gobierno transparente ni honesto, de esta manera se tiene que se ha ocultado información relevante que los Veracruzanos tienen derecho a conocer, tal como el “Anexo de Inversión” perteneciente al IV Informe de Gobierno, el cual debería estar disponible en la página destinada a este (http://cuartoinforme.veracruz.gob.mx/ ). Permitiendo conocer qué obras se realizaron durante 2014 en la entidad y cuanto se gastó en cada una de ellas.  
 

Asimismo se tiene que en los resultados que se dieron a conocer en la “Cuenta Pública Armonizada 2014”, se presenta un ocultamiento de información, debido a que no es posible visualizar las cifras plasmadas, esto ocurre principalmente en lo que se refiere a la información de los organismo públicos descentralizados, impidiendo con esto el análisis de los pasivos de los mismos.  
 

Por otra parte, a pesar de las demandas que se ha hecho la ciudadanía veracruzana, no se ha aclarado el monto real de la deuda pública, ni el uso que se le ha dado a la misma, lo cual ha llevado a distintas especulaciones y estimaciones de dicho monto por parte de conocedores en la materia. De la misma manera en la iniciativa de la reestructuración de la deuda que se aprobó el pasado 28 de octubre, tampoco se aclara a qué obras se destinará el gasto de inversión del que se habla, a qué municipios beneficiará y que costos tendrán estas acciones.
 
Por lo anterior queda claro que el de Veracruz está muy lejos de ser un gobierno transparente y honesto, por lo menos en lo que se refiere al uso de los recursos públicos.  
 
PROMESA 4. Gobierno con responsabilidad presupuestal, que planteaba que esta administración en todo momento se desempeñaría como un Gobierno con responsabilidad presupuestal, ajustándose siempre a los recursos financieros de que disponga para sustentar sus programas y proyectos. Y que al mismo tiempo, buscaría aumentar sus recursos financieros, respetando siempre los criterios de equidad y eficiencia aplicables. “Finanzas públicas ordenadas sólo se logran cuando todos los programas, proyectos y acciones de Gobierno han tomado en cuenta la necesidad de proceder con eficiencia y responsabilidad presupuestal. Esa es una máxima inquebrantable para esta Administración”.
 
REALIDAD 4: Esta podría ser la mayor promesa quebrantada por la presente administración ya que si algo caracteriza a este gobierno es la propensión que se ha tenido por endeudar al estado de una manera insostenible. Así mientras en este año se estimaba una deuda de más de 70 mil millones de pesos, al término de la presente administración este valor podría duplicarse, debido a la aprobación de la reestructuración de la deuda que se dio en octubre pasado lo cual según estimaciones propias podría implicar un monto total a pagar de 157 mil 599 mdp, compuestos por la deuda existente, la cual incluye la bancaria, bursátil y los pasivos diversos (78 mil 758 mdp) y el total de la deuda solicitada en la iniciativa, más gastos de contratación, más intereses a pagar, más deuda pendiente de ser contratada por Ley de ingresos 2015, lo que equivaldría a 78 mil 841 mdp.  
 

Al mismo tiempo, se tiene que esta ha sido la única forma que ha encontrado la presente administración para aumentar sus recursos financieros, ya que por lo que se refiere a la captación de ingresos propios Veracruz se sitúa en una posición muy desfavorecedora porque únicamente logra recaudar 637 pesos por persona por ingresos propios, mientras que entidades como el Distrito Federal mantienen un valor de 6 mil 643 pesos, así como Nuevo León quien presenta un valor de 3 mil 175 pesos.
 

Lo anterior deja claro que en Veracruz, no se tienen unas finanzas públicas ordenadas, y que no existe ni eficiencia ni responsabilidad presupuestal.  
 
CONCLUSIONES VERACRUZ YA PERDIÓ Debido a todo lo anterior en Veracruz no se podría hablar de un gobierno ordenado, ya que las normas, criterios y procesos como la planeación y la programación solo están plasmados en los documentos que se realizan pero no se llevan a cabo, obstaculizando con esto la obtención de buenos resultados, con lo que el gobierno de Veracruz pierde totalmente la confianza de la ciudadanía así como los criterios que lo podrían hacer competitivo ante las otras entidades.  
 
De nada sirve la creación de un plan de desarrollo estatal, si no se van a cumplir las acciones que ahí se estipulan, si bien las economías se enfrentan día a día a nuevos obstáculos que modifican su actuar, los principios que los rigen no deberían verse modificados, sobre todo cuando estos perjudican a una sociedad entera que se ve perjudicada con el desperdicio recursos y que pierde con el paso del tiempo la confianza en las autoridades, y que se ve confundida por la falta de transparencia de los recursos, y observa cómo se compromete el futuro de ellos y de sus hijos y que no ve ningún progreso para su estado ya que no existen más ni mejores empleos, sino que cada vez hay más pobres y más violencia e inseguridad. Por todo esto, con este gobierno, Veracruz ya perdió.