Cuando se pensaba que ya se había visto todo en materia de discursos incongruentes y contradictorios con la realidad que aqueja a la población veracruzana,  este día el gobernador Javier Duarte de Ochoa, anunció que enviara al congreso del estado diversas reformas a la constitución local para crear una Ley anticorrupción. 

A reserva de que esta no sea una réplica de la iniciativa del gobierno federal y que deja a salvo de sanciones a quienes están en la punta de la pirámide de las responsabilidades, da la impresión que esta iniciativa debió llegar hace meses.

No son pocos los escándalos, ni menores las cantidades involucradas por afectaciones al erario público,en los que se ha visto envuelta esta administración, al extremo de que el nombre de una veintena de funcionarios de primer nivel aparece en las investigaciones de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y que ha obligado a la autoridad estatal a emitir sanciones de tipo administrativo a sólo tres servidores públicos ,sin que se impongan castigos penales o la reparación del daño.