En política, detrás de las palabras lo que importan son las intenciones; para descubrirlas es necesario conocer el contexto y en esa combinación surge la inferencia. Alberto Silva Ramos, presidente del CDE del PRI dijo en APEVER que sería infantil pensar una elección sin la participación del grupo que encabeza el gobernador del estado, un aserto de indudable consistencia. De allí que quien quiera participar como candidato de ese partido necesariamente requiere de acuerdos con el jefe del grupo en el poder; también es de lógica impecable; el quid del asunto consiste en saber hasta qué grado deben llegar esos compromisos sin incurrir en complicidades.