Al parecer PRI, PAN y PRD, estarían coincidiendo en realizar una reforma electoral donde la creación de la segunda vuelta electoral sería un ingrediente clave. Sin embargo los fines no parecen ser otros que los de poner más obstáculos a las posibilidades de Andrés manuel López Obrador para alcanzar la presidencia de la república.

Deben ser muy contundentes los datos que llegan al conocimiento del gobierno federal y de las dirigencias de los partidos tradicionales sobre una tendencia favorable al dirigente del MORENA, que aunque con un margen muy estrecho aparece bien posicionado en la ruta del 2018;  por lo que la pretendida adecuación a la ley electoral buscaría establecer que sólo se acceda al cargo de presidente de la república si se logra determinado porcentaje de votos y una diferencia clara entre el primer y segundo lugar.