chk_jschl

Redacción- 2015-11-3009:20:23- Los cárteles de la droga en México tienen parte de la responsabilidad en la abultada deuda pública, gracias a la compra de bonos y al poco control que existe sobre quiénes compran estos instrumentos, advirtió Edgardo Buscaglia, Director del International Law and Economic Development Center e investigador principal en Derecho y Economía en la Universidad de Columbia.

Afirmó que el poco control que existe en los sistemas bursátiles sobre quiénes son los tenedores de bonos de deuda del sector público, y la falta de herramientas que permitan a la ciudadanía “auditar” constantemente al a funcionarios y gobiernos, permiten este tipo de inversión ilícita.

“Es necesario hacer una auditoría a la deuda pública , que en el caso de México supera los 7 billones de peso, porque no en pocas ocasiones estos grupos criminales son los que compran, a través de empresas o personas ‘legales’ estos bonos que coloca el gobierno”, expresó.

“La deuda pública son pedazos de papel que se venden en un mercado y si el mecanismo de compra venta no es transparente ni está debidamente regulado, la colocación de bonos del gobierno a tasas obscenas, en muchos casos, son un ejemplo muy claro de que son usados (los bonos) por empresas vinculadas con los cárteles”, dijo.

Explicó que en la economía, la delincuencia organizada invade dos espacios: el de las empresas que producen bienes tangibles y mercados financieros. “La delincuencia organizado desde sus distintos mercados invade, en gran medida, las compañías agropecuarias en las que la familia de Guzmán Loera (El Chapo) tiene muchas propiedades(…), es una telaraña muy compleja que involucra a actores políticos y a empresarios legalizados”, afirmó.

Ganga para los cárteles

En su más reciente libro Lavado de Dinero y Corrupción Política, Buscaglia cita una investigación de los científicos Walker y Unger, quienes concluyeron que desde Sinaloa se habían presuntamente realizado transacciones por mil 100 millones de dólares hacia Estados Unidos, tan sólo en 2008, es decir poco más de 11 millones de dólares diarios.

El informe precisa que los lavadores diseñaron cajas especiales, del tamaño de la ventanilla de una caja de banco, para que los cajeros pudieran llevar los recursos directo a la bóveda de la sucursal en cuestión.

Por otro lado, expuso, el vacío de Estado que existe en México, hace al país uno de los más baratos para los grupos de la delincuencia organizada y lamentó que hasta ahora, el gobierno priista no haya mostrado disposición para cambiar las cosas, a pesar de que el presidente se ha comprometido a implementar unidades de investigación patrimonial autónomas de todos los estados.

Agencias/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO