Viernes Contemporáneo
Por Armando Ortiz
19 de noviembre de 2015

En octubre de 2014 el entonces secretario de Salud de Veracruz, Juan Antonio Nemi Dib aseguraba ante los medios que de las investigaciones realizadas durante su gestión había encontrado una serie de irregularidades que merecían ser denunciadas.

“Destapa Nemi Dib red de corrupción, robos y saqueo en la Secretaría de Salud”, decían los titulares de varios medios informativos. En entrevista con el portal Al Calor Político, Juan Antonio Nemi se fue en contra del Sindicato Nacional de Trabajadores de Salud, que para ese entonces se había manifestado suspendiendo labores en algunos hospitales.

Al respecto Nemi declaró: “Detrás de todo esto hay una gran red de corrupción y los trabajadores y la sociedad lo tienen que saber, pues el verdadero dueño del sindicato es el hermano de Ángela Soto, Martín Soto; que ni siquiera trabaja en la Secretaría, él tiene constructoras que en el pasado recibían contratos multimillonarios de obra pública y además tiene concesiones de taxi. Nemi Dib recalcó que hay una absoluta opacidad en el manejo de los recursos sindicales, cosa que respeta, pero hay un nivel “salvaje” de terror en la base trabajadora, por lo que propuso hacer una asamblea con todos, la base que lo acusa y pueda responder, por ejemplo, con pruebas, de que algunos de los que se manifestaron este jueves en la Plaza Lerdo no trabajan ahí y fueron acarreados”.

Juan Antonio se refirió a la corrupción que imperaba en todas las delegaciones del sindicato de trabajadores de Salud; incluso puso el ejemplo de que “la dirigente sindical de Cosamaloapan endosó un cheque de fondos federales para pagar la fiesta de XV años de su hija”.

Pues todavía nos acordamos de las declaraciones del valiente doctor Nemi, quien se estaba enfrentando al establishment de los Servicios de Salud, primero poniendo en su lugar a los del grupo FINAMED, después enfrentándose al corrupto sindicato y su venta de plazas, al robo de gasolina por parte del personal y el ocultamiento de medicinas. Nemi aseguró que interpondría decenas de denuncias en contra de todos los corruptos de los Servicios de Salud; como todo un Quijote juró desfacer agravios, enderezar entuertos, socorrer viudas y vencer canallas.

Pero el día miércoles, durante su comparecencia, el Dr. Fernando Benítez Obeso, actual secretario de salud de Veracruz, refirió que de todas esas acciones quijotescas no hay nada. Benítez Obeso dijo: “Es importante precisar que no se encontró denuncia alguna ligada a las declaraciones del ciudadano (Nemi), ante ello y toda vez que los supuestos hechos derivan únicamente de manifestaciones ante los medios de comunicación, éstas no pueden considerarse como denuncias formales ante la autoridad competente”.

Es decir, el secretario de Salud de entonces hizo mucho ruido con pocas nueces. Quiso enfrentarse a la corrupción de un sindicato que también descubrió corrupción en la gestión de Nemi. De ese lodazal nadie salió limpio, pero lo que es peor, nadie salió denunciado.

Mmm… parece que nuestro Quijote no llegó ni a Sancho Panza.

Postdata 1: En las comparecencias sólo hay drama y comedia, la tragedia la vivimos los veracruzanos

Los que hemos asistido a alguna comparecencia en el Congreso del Estado nos hemos dado cuenta que a las comparecencias los funcionarios de gobierno van a decir lo que se les pegue la gana. Ante los pocos cuestionamientos de los partidos de oposición, los funcionarios sueltan cualquier perorata mentirosa, oscura o neblinosa con el propósito de esconder la verdad. Hay otros diputados que montan muy bien su espectáculo. Entregan de antemano tarjetas con preguntas a diputados afines, para que éstos hagan las preguntas a modo. Así a la hora de la pregunta salen con el famoso: «No venía preparado para esa pregunta, pero qué bueno que la hace», y sacan todos los datos, estadísticas y hasta chiste incluido. Las comparecencias son un montaje y si no lo son, se parecen mucho a un caldero donde se cocina la mentira. No hay diputados preparados que puedan hacer preguntas precisas, que busquen en el fondo la mentira en el dicho del funcionario. En las comparecencias sólo hay drama y comedia, la tragedia la vivimos los veracruzanos.

aortiz52@nullhotmail.com