Místicos y Terrenales
Por Marco Antonio Aguirre Rodríguez
09 de noviembre de 2015

  • Bonilla: 4 hechos ilegales lo definen
  • Duarte ¿Respetará su llamado a la legalidad?

 

 

 

El proceso electoral 2016 arranca marcado por la ilegalidad y la irregularidad, por órganos electorales que desde ahora demuestran que están dispuestos a empujar porque el fidelato se mantenga en el poder en Veracruz.

¿Cómo va a garantizar el OPLE de Veracruz (Organismo Público Local Electoral ¿a quién se le habrá ocurrido un nombre tan feo?)una elección limpia, transparente, apegada a la legalidad, con un proceso definido y siguiendo las reglas, si desde antes de iniciar el proceso electoral el órgano ya dio muestras de irregularidades?.

El presidente del OPLE, José Alejandro Bonilla Bonilla, ya tiene por lo menos cuatro actos de ilegalidad en el OPLE, y eso antes de comenzar el proceso electoral.

¿Cómo puede tener en sus manos la legalidad del proceso electoral quien demuestra un desdén hacia la misma y un espíritu impositivo e intolerante?.

Las cuatro acciones de ilegalidad que ya tiene son:

  1. La designación de Carlos Tercero Solís como coordinador de Comunicación Social del órgano electoral, sin tener el perfil adecuado.
  2. El intento de ratificación del Secretario Ejecutivo, yendo incluso contra el Código Electoral.
  3. El despido injustificado y sin liquidación de una veintena de trabajadores del antiguo IEV
  4. La imposición de un horario de trabajo de 9 horas para los empleados del OPLE.

José Alejandro Bonilla, desde un principio ha sido señalado por sus vínculos evidentes con el gobierno del estado, tanto que su anterior trabajo fue como Director General de Prevención de Riesgos de la Secretaría de Protección Civil, lugar en el que lo puso, directamente, Fidel Herrera.

Bonilla Bonilla también se vinculó con Gabriel Deantes, hoy Secretario de Trabajo del gobierno del estado, y quien dice ser el operador político del gobierno del estado.

El asunto de Carlos Tercero causó escozor, por su formación como químico y por su evidente integración al fidelato. José Alejandro Bonila quiso venderlo como el indicado para el puesto mencionando que fue coordinador de comunicación en el gobierno de Morelos con Marco Antonio Adame, pero no mencionó que fue demandado por fraude y que en los trabajos que tuvo después en el gobierno federal salió con problemas igualmente.

Finalmente Carlos Tercero no fue designado en el puesto, pero si Liz Mariana Bravo Flores, quien llegó al OPLE como jefa de asesores de Alejandro Bonilla, con quien ha trabajado desde la Secretaría de Protección Civil, donde fue jefa del Departamento de Prevención de Riesgos, e igualmente integrante activa del fidelato, tanto que durante el gobierno de Fidel Herrera fue –y por designación directa del mismo- enlace de comunicación en la Sedecop de 2006-2010, donde aprovecho para realizar trabajos particulares de comunicación al amparo del mismo puesto, como por ejemplo en 2008-2009 fue coordinadora de Logística y Comunicación del XXXV Congreso Internacional de Cirujanos de Recto y Colon.

La petulancia de Alejandro Bonilla lo llevó a permitir que el boletín 44 del OPLE fuera encabezado como “Aplauden partidos políticos la designación de Bravo Flores…”, ¿porqué habrían de aplaudir los partidos políticos la designación de un funcionario de cuarto nivel? (ese es el rango que tiene el puesto en el OPLE) ¿Qué trabajos relevantes tiene Liz Mariana como para que la aplaudan?. Ahí hay una gran muestra de arrogancia por parte de la misma funcionaria, la cual también demostró con ese boletín lo poco eficaz que es en materia de comunicación política.

Pero además Mariana se inscribió para ser consejera electoral en el actual consejo y en la entrevista que tuvo con los consejeros electorales actuales insistió en que los reporteros de Veracruz son chayoteros y buscan un prácticamente un sueldo por esta vía.

Otro de los actos de ilegalidad que Alejandro Bonilla promovió, demostró también el desconocimiento del Código electoral que tiene, pero lo peor, evidenció plenamente lo poco que le importa la aplicación correcta de las leyes y sus vínculos -más que amplios- con el gobierno del estado, el nombramiento del secretario ejecutivo.

En el intento de ratificación del Secretario Ejecutivo, Víctor Hugo Moctezuma, que realizó el 27 de septiembre, cuando pretendió que el Consejo General validará el acto, aún cuando el Código electoral establece que el nombramiento corresponde al Congreso del estado a propuesta de una terna.

A Alejandro Bonilla nada de eso le interesó.

Paradójicamente, la Suprema Corte de Justicia de la Nación éste lunes 9 de noviembre afirmó que la designación del Secretario Ejecutivo del órgano electoral es facultad de los consejeros electorales, con lo cual se fortaleció el afán impositivo de Alejandro Bonilla, para nombrar a Víctor Hugo Moctezuma, hombre cercano a Gabriel Deantes y servidor leal del fidelato.

El tercer acto de ilegalidad, fue el despido de 13 trabajadores del antiguo Instituto Electoral Veracruzano, de manera injustificada y sin cubrirles sus derechos laborales, bajo el pretexto de carecer de recursos el órgano electoral.

¿Cómo puede garantizar el cumplimiento de la ley, quién no la respeta, quien viola los preceptos jurídicos?, ¿cuál es el sentido de justicia de alguien así?.

En el mismo sentido va el cuarto acto de ilegalidad y de violación de los derechos de los trabajadores, al imponer un horario laboral de 9 horas diarias, de acuerdo con la circular 19 de la Dirección de Administración.

El documento lo firma Jhonathan René Durand Salas, pero establece que la medida se tomó por acuerdo de la Junta General Ejecutiva, la cual es presidida por el presidente del Consejo.

El personal en general entrará a las 9 de la mañana para salir a comer a las 3 de la tarde, con lo cual ya van 6 horas transcurridas, regresando a las 6 de la tarde y con salida marcada a las 9 de la noche, lo que suma las 9 horas diarias.

Una ilegalidad más en una institución que debe velar por el cumplimiento de la ley.

¿Con que calidad Alejandro Bonilla lleva el OPLE si ya demostró plenamente que no tiene respeto por la ley, por los derechos de las personas, un desconocimiento de los ordenamientos electorales y un gran sentido impositivo?.

Ni duda cabe, Alejandro Bonilla fue escogido con todo cuidado: Tiene hambre de ejercer el poder de manera autoritaria, pero además se pliega a las ordenes superiores sin chistar.

Un perfecto representante del fidelato.

Y una completa decepción para los terrenales.

 

DUARTE ¿LLAMADO A LA LEGALIDAD?. Javier Duarte de Ochoa llamó a respetar la legalidad en el próximo proceso electoral.

Pregunta: ¿Javier Duarte cumplirá con ese llamado?; hasta ahora él, como representante del fidelato, ha sido quién más ha violentado la cuestión electoral en Veracruz, primero imponiendo a un secretario ejecutivo del antiguo IEV, Víctor Hugo Moctezuma, evidentemente ligado a su gobierno y a esta corriente que quiere seguir extrayendo los recursos de Veracruz, en seguida impulsando el nombramiento de un presidente del OPLE, Alejandro Bonilla, que en pocos días demostró su desconocimiento de las leyes electorales, pero sobre todo su total carencia de vocación democrática; y tercero, tratando de imponer en el PRI a un candidato que le de continuismo al fidelato.

“A quienes de alguna u otra manera han manifestado su deseo de participar en el próximo proceso electoral simple y llanamente mi exhorto respetuoso es a conducirse en términos de la legalidad; existen instituciones que habrán, pues de determinar si en algún caso se violento o no se cumplió por parte de cada uno de ellos lo que les corresponde aportar o hacer en términos de participación en este proceso”, dijo durante la conferencia de prensa del lunes.

Para que sus palabras tengan un peso moral específico, don Javier primero tiene que comenzar por cumplirlas.

El mejor ejemplo son los hechos.

El peor ejemplo, un discurso que no se cumple.