Línea Caliente
Por Edgar Hernández*
11 de noviembre de 2015

Se ve congruente.

Y muy decidido a llevar hasta sus últimas consecuencias la alianza PAN-PRD que hoy a nivel Veracruz se da con una gran certeza, pero que a nivel nacional no hay cabal convencimiento.

En charla con acreditados periodistas de la Asociación de Periodistas Veracruzanos que encabeza el reconocido economista y moderador de opinión pública, Francisco Licona, el dirigente del PRD estatal, Rogelio Franco Castán, reconoce que, en efecto, hay una importante división en el PRD, pero que están listos para el 2016.

¿De la mano del PAN?

“De la mano del PAN y si el candidato de esta coalición es Miguel Angel Yunes Linares, a él lo vamos a llevar a la victoria”, dijo.

Franco fue torpedeado por los columnistas que pusieron en la mesa del debate su amistad con Erick Lagos, misma que “no niego”, al igual que la relación que llevó con el anterior dirigente del PRI, Alfredo Ferrari y los actores políticos de otros partidos.

“Con Erick Lagos compartí parte de mi vida académica y política. Tenemos amistad, pero proyectos políticos diferentes”.

A quien si se le fue duro y a la cabeza fue al dirigente estatal del PRI, Alberto Silva Ramos a quien lo llamó “vocero de nuestro partido ya que recoge declaraciones del nuevo dirigente nacional del PRD, Agustín Basañez, presuntamente en contra de las alianzas, para denostarnos y desearnos lo peor”.

“Más que un cisne es un zopilote”, le dijo.

Al PRD de Veracruz espera pues una larga jornada de conciliación no sólo hacia el interior, con sus tribus jarochas, sino a nivel nacional en donde conviene más una alianza de izquierdas que una con el PAN.

De ahí que aún no está escrita la última línea del acuerdo entre izquierda y derecha y sí una conveniente entre izquierdas en donde incluso se ha planteado abanderar a Cuitláhuac García, diputado ganador de Morena o a Francisco Valencia, quien ha militado por años en el PRD y guarda fuerte ascendencia hacia el interior de este partido.

Valencia quiere y puede. Trae fuertes ligas con el centro y presume alianzas con gobiernos perredistas como el de Michoacán y la izquierda jalisciense.

Sin embargo, este instituto político tendrá que tejer fino ya que en el caldero se mueven y están vivos personajes como Uriel Flores con recia presencia en Xalapa.

Ahora bien ¿qué conviene al PRD?

Dada la división acaso marchar por el camino de la izquierda ya que a todas luces el PAN y particularmente Miguel Angel Yunes Linares sólo utilizaría al PRD como tapete para inclinar la elección en su favor y ya con la victoria en la bolsa, al estilo Yunes, sólo les daría a los perredistas un mendrugo de poder.

¿Qué más conviene?

Tal vez enfocar sus baterías por los distritos electorales y en favor de sus candidatos a diputados locales, lo cual eventualmente le permitiría al PRD tener un fuerte contrapeso en el poder legislativo en tanto se fortalece rumbo al 2018.

Tiempo al tiempo.

*Premio Nacional de Periodismo