La sugerencia del diputado Ricardo Ahued para que la Rectora Sara Ladrón de Guevara convoque a la comunidad universitaria a la movilización, puede tener eco una vez que se van agotando los caminos de los buenos oficios para recuperar el recurso que adeuda el gobierno del estado a la universidad Veracruzana.

Negar la existencia del adeudo ha sido casi una necedad de parte del ejecutivo estatal, que exhibe no sólo su falta de sensibilidad política, sino además confirma que Javier Duarte ha tomado ya la decisión de no pagar, esa actitud es lo que mantiene latente la posibilidad de que esta penosa situación se convierta en un conflicto mayor que no será fácil controlar.