Las tribus del PRD no terminan su eterna batalla por los cargos y siguen su ruta hacia la fragmentación; al interior de ese partido se presenta una resistencia para dar paso a un nuevo secretariado ejecutivo que apoye a la presidencia encabezada por Agustin Basave.

Al reunirse el órgano de dirección nacional del PRD para elegir a los integrantes de la nueva dirigencia nacional, todo parece indicar que las cosas seguirán igual y que la tribu de los chuchos seguirá ejerciendo el poder a través de sus leales.

En esa circunstancia, se ve muy difícil que el recién nombrado presidente del PRD, Agustin Basave logre concretar un cambio que le permita mostrar alguna renovación interesante para sus electores en este 2016 en que habrá elecciones locales en 13 entidades del país, quizá por eso sea que su único camino para recuperar electoralmente a su partido sea una arriesgada coalición con el PAN.