La fiscalía especializada en delitos electorales (FEPADE) hizo responsable a Arturo Escobar de haber ordenado la elaboración y distribución de diez mil tarjetas bancarias entre los votantes del pasado proceso electoral federal.

De acuerdo a la legislación de la materia el ex dirigente del Partido Verde Ecologista y ahora también ex subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación, incurrió en delito electoral violentando la prohibición legal de entregar recursos en favor de candidatos.

Cabe hacer mención que este delito fue cometido en la campaña electoral 2015 en la que el Partido Verde participó en alianza con el PRI, donde ambos partidos  se beneficiaron directamente con un importante número de legisladores federales.