Mole De Gente
Por Virginia Durán Campollo
24 de noviembre de 2015

Es muy preocupante observar como la delincuencia, se trasmuta a la sociedad civil. La precaria situación económica, política y social ha desatado un profundo nerviosismo. Hay descontento y se manifiesta en el quehacer diario. La falta de dinero, escases de trabajo y disminución de la canasta básica trae a los veracruzanos desatados. Todos quieren sacar ventaja de todo. Anarquía en los cobros de los taxistas. La mendicidad organizada galopante. No hay liquidez y por lo mismo los negocios de toda índole, están estáticos. Hay desconfianza. El refugio es ahora los hogares, pues el miedo a ser secuestrados, robados, violados tiene en constante alerta a las familias. No puede uno andar tranquilo por las calles, por ejemplo, del centro porque hay pandillas pendientes de un descuido. Grupos de mujeres, ante la complicidad de los policías, que atacan a su mismo género para quitarles la bolsa. Los que asaltan en motocicletas o bicicletas. Es el caos. En los restaurantes si se descuida uno, le aumentan la cuenta. Le venden, en general, gato por liebre. Es muy triste. Todos los días se comentan de actos inhumanos en todo el estado, que callan los medios de comunicación oficiales. Los menos, robos a casa habitación. No sabemos hasta cuándo. Por ello la insistencia de la unión ciudadana, para estar pendientes de lo que pasa en nuestro alrededor y denunciar. Esto tiene que cambiar. *** Sin pena ni gloria, desfilan los secretarios de despacho duartistas ante un Congreso light. A un año que esto se termine, los resultados del gabinete del gobernador son de pena. Ninguno trascendió por brillante y propositivo. Las Secretarías de Salud, Educación y la SEDESOL, principalmente, fueron saqueadas para efectos electorales y fortunas propias. Todas padecen de lo mismo: ineptitud, opacidad, corrupción. El Veracruz que Javier Duarte presumió a sus invitados VIP, no existe. Lástima que el presidente Enrique Peña Nieto, por ignorancia o complacencia, continué sin jalar las riendas y que otros secretarios, como el de Educación, venga con su presencia avalar un gobierno detestado por la mayoría. Con la tragedia de secuestros, asesinatos, desapariciones que nos colocan en los primeros lugares al respecto. Con tantos asesinatos de periodistas y la violencia contra reporteros. Difícil de explicar, la sumisión de los sectores representativos de la ciudadanía como los empresarios, los medios de comunicación y los académicos de la Universidad Veracruzana. Preocupa tanto servilismo. *** Las grandes aberraciones de ex funcionarios públicos del actual gobierno, están como diputados federales. Los dos ex directores de Comunicación Social del mismo, estigmatizados por corrupción, se ufanan uno como dirigente estatal de ese partido, Alberto Silva, y la otra, Gina Domínguez, como “ideóloga” de la Fundación Colosio. Dos personajes enriquecidos, como otros más, hasta la médula en la función pública, cuando debieran estar en Pacho Viejo. *** Hablando de rateros de gran escala, se guisan aparte Arturo Bermúdez- ¿en qué guerra ganó la batalla y quien le asignó la medalla de general?- y Gabriel Deantes par de cínicos que de pobretones que llegaron al estado, hoy son millonarios empresarios. Déspotas y prepotentes, se pasean cubiertos de una impunidad asqueante presumiendo su poder y dinero a los veracruzanos. Los dos en busca, no del arca perdida porque esa la encontraron en SEFIPLAN, de cómo blindarse. ¿Y la justicia?, durmiendo el sueño de los ¿justos? O de los cómplices. El duartismo se terminó y esta es parte de su desastrosa herencia, que aún falta documentar. *** “Titubeante, inseguro, tropezando con las palabras y con las ideas y cayendo más de una vez sin poder recuperar la coherencia, el titular de la Secretaria de Finanzas y Planeación, Octavio Gómez Pellegrin, protagonizó ante el Congreso local una vergonzosa comparecencia. Quedo así en evidencia que algunos funcionarios de mandos superiores del gobierno del Estado carecen del perfil profesional adecuado, de la capacidad y conocimientos necesarios y hasta de un equipo capaz y eficiente que le evite la deshonra pública. Nunca pudo enfrentar con decoro las preguntas de los diputados de oposición particularmente del diputado Julen Rementeria quién lo cimbró al pedirle el monto del pasivo circulante de los Organismos Públicos descentralizados, para lo cual el secretario nunca tuvo una respuesta sensata, aunque argumentó que eso no era deuda, pero luego aceptó que si era deuda, y por ultimo decidió que su mejor defensa sería aceptar su ignorancia”, relata el prestigiado doctor Hilario Barcelata. *** El Veracruz que Javier Duarte no reconoce en su informe presenta otros rostros: el de la quiebra financiera, la opacidad, corrupción, inseguridad pública, violencia criminal, persecución a activistas sociales y periodistas, crisis política. Una debacle que inicio desde la administración de Fidel Herrera (204-2010) de la que Duarte formó parte y que se ha agudizado en los últimos 5 años, sentencia Octavio Ortega de Reforma. *** Y para las agruras del mole…usted sabrá qué tomar. Hasta la próxima.