Línea Caliente
Por Edgar Hernández*
20 de noviembre de 2015

 

 

El tablero político está que arde.

En la desesperación el agonizante Duartismo agota sus fichas y juega al todo o nada.

Ya mismo pasado martes 10 en el marco de la visita presidencial pretendieron, en jugada pantalla, proyectar a Adolfo Mota como supuesto candidato a la de dos años sembrando percepciones.

Para ello el diputado federal fue convocado a asistir al evento, sentado al lado de Karime Macías, para luego muestrearlo ante los periodistas en espera de que cuajaran las “señales” del alto mando.

Pero… algo no funcionó.

Y no tenía porque ya que ni el mismo Mota estaba enterado que iba a ser utilizado.

De hecho en ese evento Adolfo Mota recordó a quien esto escribe aquella entrevista que le hice al arranque del gobierno, en abril del 2011 cuando tras la afirmación del entonces Secretario de Educación de: “¡Claro que me gustaría ser gobernador!” recibió una brutal reprimenda de su jefe, el gobernador Javier Duarte, quien de paso le dijo que “No por mucho madrugar… bla, bla”. Desde entonces –me comentó Mota- “me quedó muy claro que jamás sería candidato a la gubernatura”.

El punto es que horas después del evento presidencial del pasado martes en INECOL, “acreditados” columnistas lo colocaron como un “serio aspirante”, pero el diputado federal como los cohetones: más tardaron en subirlo al cielo que pasar a recoger las varas.

En la misma proporción quisieron jugar con Américo Zúñiga, quien más rápido que aprisa se desmarcó afirmando a los cuatro vientos que “yo fui electo como presidente municipal por cuatro años”.

Todavía el pasado fin de semana Palacio, esto es Silva, soltó el rumor de que Pepe Yunes declinaría en los siguientes días jugar por la de dos. Pepe, sin embargo, ya para este martes, aclararía y ratificaría que “no tengo pensado declinar”.

En paralelo el Cisne acude a los columnistas del DF para empujar y definir “no se equivoquen” y el “¿para qué le dan tantas vueltas estando el suelo tan parejo?”, en esa rodada pretensión de auto empujarse como el “mejor”.

Lo notable es que esas jugadas, bobas jugadas, se hicieron previsibles, de fácil lectura y resultados similares a lo sucedido a Gerardo Buganza, Tomas Ruíz y Jorge Carvallo, puras llamaradas de petate.

En el fondo lo que anda buscando él y la administración saliente es salvar el pellejo.

Pero desmenucemos.

El caso del futuro del gobernador saliente es un asunto grave, delicado, muy serio y de resolución presidencial ya que no se trata de conjuntar un expediente y proceder lanzando carne a los leones como millones de veracruzanos quieren.

Para tomar una definición de carácter político-judicial primero el gobernador electo deberá cruzará la información con la federación llevando un expediente que compruebe el daño patrimonial.

Luego revisar y comprobar el desfalco que reclama la Auditoría Superior de la Federación y revisar con la PGR los alcances logrados en la indagación, al tiempo que obligatorio revisar lo no hecho por ORFIS y la Fiscalía General del estado… ¿Por qué no actuaron conforme a derecho? ¿Por qué esa complicidad que es contubernio?

Luego, en estricto apego a la ley proceder.

Para el tema del resto de la Fidelidad, a quienes el fuero constitucional no les alcanza ya que el delito se cometió antes de asumir su representación popular, el asunto es más grave.

25 expedientes están a la vista de la PGR desde el 2011 con las cuentas federales pendientes correspondientes a prácticamente todo el mandato duartista.

El otro gran pendiente será el manejo ilícito de recursos públicos estatales, así como el saqueo a las dependencias estatales ¿a dónde fueron a parar los 420 mil millones de pesos que se han entregado del 2011 al 2015?

Hay quien afirma, y ya hasta parece leyenda, que desde ese 2011 empezó el movimiento de fuertes cantidades en efectivo, guardadas en cajas de huevo, trasladadas a conocido domicilio en Córdoba.

Hay incluso testimonios gráficos de entregas de millones de pesos en efectivo a las puertas de conocido diario de Xalapa, así como el traslado de dinero en efectivo a un edificio en las calles de Orizaba.

El corrillo político también da cuenta de importantes movimientos de dinero en efectivo a conocida residencia en Coatzacoalcos y en la capital del estado el cobro de diezmo es bien sabido, es entregado en efectivo y trasladado a cajas fuertes a conocido edificio de Boca del Río o a ese domicilio, atrás de radio UV, donde a altas horas de la noche llegaron maletas atascadas de efectivo.

Que si hay pruebas, desde luego.

Por ello el temor. Por ello la lucha por el continuismo, mismo que habrá de lograrse si llegan Erick Lagos o Alberto Silva amparando a quienes torcieron la ley y saquearon el erario.

Si Erick es gobernador muy seguramente Silva Ramos será senador de la República, Fidel regresaría a Veracruz y el señor Duarte se quedaría a vivir aquí. Asimismo los diputados locales y federales hoy mencionados como corruptos, andarían campantes y sin bronca disfrutando lo ganado.

Para ello el Duartismo necesitaría que del lado del PAN no caminara la alianza PAN-PRD y en todo caso meterse a una sorda lucha electoral contra el PRD y Morena en eventual alianza llevando como cabeza de playa a Francisco “el gordo” Valencia.

El empeño, el priista pues, sería menguar la fuerza panista evitando o atajando todo tipo de alianza.

Pero también necesitaría que Juan Bueno Torio fuera el candidato.

Y es que se piensa del lado Duartista que con el cordobés Bueno Torio de candidato, el primer priista podría acudir con el presidente Enrique Peña Nieto bien recomendar a leales Silva o Erick, que no los Yunes rojos, para sentar las bases de un 2018 que “garantice” al PRI nacional la victoria presidencial.

Pero ¿Qué pasará, como parece ser, si Miguel Angel Yunes sea el abanderado?

Pues en ese escenario el Duartismo tendrá que hacerse a un lado dejando que se trencen Pepe o Héctor o Pepe y Héctor contra el pariente rogando a Dios que gane la causa roja, es más apostando todo lo que tienen para que la victoria quede del lado del PRI.

La Fidelidad, Duartismo incluido, entregaría consecuentemente todo su capital político en aras de fuero, de alcanzar la impunidad, de no ir al reclusorio del altiplano.

Prefieren la furia de Héctor o la verticalidad de Pepe, que la determinación de Miguel Angel Yunes Linares de llevarlos a la cárcel la primera semana de su gobierno.

Por ello la desesperación.

No paran. Hablan de unidad. Gritan que necesitan a Pepe y Héctor para la victoria. Se congratulan con el electorado malinformandolo con obras que no existen y deudas pagadas sin pagar.

Crean efectos mediáticos y lanzan a todos sus leales al matadero.

Los notables Fidel, Silva, Erick, Carvallo, Vicente Benítez, Gabriel Deantes, Grappa, Guillermo Herrera, Raúl Zarrabal, Mauricio Audirac, Arturo Bermúdez, Tomás Ruíz, Carlos Aguirre, Fernando Charleston, Leonel Bustos y Antonio Ferrari Casarín, entre otros, hace días que no pueden conciliar el sueño.

En quimeras fincan su futuro.

Tiempo al tiempo.

 

*Premio Nacional de Periodismo