Reforma

 

Octavio Ortega

Cd. de México (15 noviembre 2015).- Cuando este domingo el gobernador Javier Duarte rinda su Quinto Informe de Gobierno, recitará un rosario de “logros” y, replicando el slogan de sus spots, dirá que “Veracruz ya cambió”.

Pero el Veracruz que Javier Duarte no reconoce en su informe presenta otros rostros: el de la quiebra financiera, la opacidad, corrupción, inseguridad pública, violencia criminal, persecución a activistas sociales y periodistas, y crisis política. Una debacle que inició desde la administración de Fidel Herrera (2004-2010), de la que Duarte formó parte, y que se ha agudizado en los últimos cinco años.

Deuda

Si el endeudamiento del estado de Veracruz llamó la atención en el gobierno de Fidel Herrera, al pasar de 3 mil 500 millones de pesos (que dejó Miguel Alemán en 2004) a 20 mil millones en 2010, las alertas se encendieron en los cinco años de Duarte, cuya deuda podría llegar a 100 mil millones de pesos.

A los 44 mil 760 millones de pesos, reconocidos en diciembre 2014, este año se agregaron mil 338 millones contratados en febrero y una autorización de endeudamiento hasta por 36 mil 950 millones de pesos otorgada hace menos de un mes.

Deuda

Para el diputado veracruzano Fidel Robles, del PT, habría que agregar a la deuda reconocida otros 30 mil millones si se suman los pasivos, la bursatilización, los créditos en garantía de pago y las deudas a proveedores. Con lo anterior, la deuda llega a casi 97 mil millones de pesos, cifra equivalente los 98 mil 534 millones de pesos presupuestados para 2016 y de los cuales Veracruz sólo generará 9 mil 113 millones.

El monto de la deuda significa una quiebra por la que Fidel Robles buscaría aplicar una sanción.

“Voy a presentar una solicitud de juicio político ante el Congreso de la Unión y hay varias causales: ataque a las entidades públicas; ataque a la administración, que es el recurso estatal destinado a los municipios no llega completo ni llega puntual. Hay una gran queja de los alcaldes de que no les llega el recurso, lo que los lleva al subejercicio”, señala.

La responsabilidad de Duarte en el deterioro de las finanzas del estado va más allá de su función como gobernador, advierte el coordinador del Observatorio de las Finanzas Públicas, en la Universidad Veracruzana, Hilario Barcelata.

“Él es el responsable de todas las operaciones crediticias que contrató Fidel Herrera, él era subsecretario y, luego, lo ascienden a secretario, y él opera toda esa deuda. Hay quienes dicen que él es el que le sugiere a Fidel Herrera iniciar el proceso de bursatilización. Sí hay una responsabilidad de él como partícipe del gobierno anterior”, declara.

Explica que Duarte no ha nombrado a funcionarios capaces que controlen la administración de recursos.

En cinco años de gobierno, Duarte ha tenido seis secretarios de Finanzas y tres encargados de la Contraloría. De los nueve funcionarios encargados de los recursos del estado, dos de ellos, Salvador Manzur (Finanzas, de marzo 2013 a mayo 2013) e Iván López Fernández (en Contraloría de diciembre 2010 a marzo 2013), fueron acusados de desviar recursos: el primero, de la Cruzada contra el Hambre a campañas políticas, y el segundo, recursos de la Federación y no reportar el destino de los mismos.

Opacidad

Además del endeudamiento, el gobierno de Javier Duarte se ha caracterizado por la opacidad en el manejo de recursos.

Según el Índice de Calidad de la Información en transparencia presupuestaria, una herramienta de la SHCP, donde la calificación más alta es 1, Veracruz consigue apenas .39, la mitad de lo que obtienen los tres estados que lideran ese ranking: Morelos, Hidalgo y el DF, que califican por arriba de .70 (datos de septiembre 2015).

Otro indicador es el Registro de Solicitudes de la Unidad de Acceso a la Información Pública 2014, donde se cita que “no es posible entregar la información” referente al salario del gobernador “por no encontrarse en los archivos del sujeto obligado”. Leyenda que se repite como respuesta en nueve de las 10 solicitudes que diversos usuarios enviaron a la oficina del gobierno de Veracruz el año pasado.

Por la falta de información es que en el Índice de Información Presupuestal Estatal 2014, elaborado por el IMCO, Veracruz se ubicó apenas por arriba de la mitad de la tabla, obtuvo 58 puntos de 100.

En opinión de Juan Pardinas, director general del IMCO, los problemas de deuda y falta de transparencia impactan en crecimiento, empleo y seguridad.

“Veracruz es un foco rojo para el Estado mexicano, para la República Mexicana, en temas de finanzas, transparencia y seguridad pública y todos estos problemas están totalmente relacionados unos con otros”, advierte Pardinas.

Corrupción

Duarte no sólo heredó la deuda de Fidel Herrera, sino la forma de ejercer el poder.

En 2010, cuando era el candidato del PRI a la gubernatura, se difundieron grabaciones en las que se escucha al gobernador Herrera dar instrucciones para reforzar las campañas de los candidatos del PRI:

“Estoy en plenitud del pinche poder, tengo el gobierno en la mano”, dijo. “Duarte, hay que darle 10 millones de pesos para que termine una carretera”, instruyó. “Fogoso -declaró en otra llamada-, hay que hacer música para la campaña de Duarte… piratéate la de Dante… y es: quiere mi amigo Ayu-Duarte”.

Las prácticas de Herrera se evidenciaron en el gobierno de Duarte el 28 de enero de 2012: dos funcionarios de su administración fueron detenidos con 25 millones de pesos en efectivo en el Aeropuerto de Toluca.

El tesorero estatal en ese momento, Vicente Benítez González, señalado como el responsable de ordenar ese traslado de recursos, renunció a su puesto, pero en enero de 2013 Duarte lo reintegró a la administración estatal; fue designado subsecretario de Desarrollo Social. Actualmente, se desempeña como oficial mayor de la Secretaría de Educación.

Otra de las herencias de Herrera se registró el 17 de abril de 2013: el PAN presentó una denuncia contra Javier Duarte y 57 funcionarios por utilizar los recursos de la Cruzada contra el Hambre con fines electorales. Los panistas hicieron públicas 17 grabaciones en las que el ex secretario de Finanzas de Veracruz, Salvador Manzur, declaraba que los más de 2 mil 300 funcionarios de esa dependencia trabajarían en tareas proselitistas.

Esos audios pusieron en peligro el Pacto por México que el presidente Enrique Peña Nieto y el PRI mantenían con las dirigencias de PAN y PRD. Tras la denuncia, se firmó un adendum al Pacto en el que los partidos se comprometieron a no utilizar recursos de programas sociales.

Las acusaciones no se han limitado a la estructura gubernamental, sino al entorno familiar de Duarte, pues tiene a tres familiares de su esposa en la nómina del estado: Jorge Fernando Ramírez Tubilla es subsecretario de Ingresos; Córsica Ramírez Tubilla, hermana del Subsecretario, es directora de Estrategia Digital del Gobierno de Veracruz; Brenda Tubilla Muñoz es productora general de Cumbre Tajín desde 2014 y el año pasado fue la encargada de administrar los recursos de los Juegos Centroamericanos, evento por el cual el gobierno de Veracruz mantiene denuncias por el pago pendiente a proveedores.

Pobreza



El manejo opaco de recursos públicos ha impactado en el escaso desarrollo de la entidad.

Según cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), la situación de pobreza en el estado se mantiene en los mismos porcentajes desde el inicio de la administración de Duarte.

En 2010, el Coneval reportó que el 57.6 por ciento de la población del estado vivía en situación de pobreza; la cifra subió a 58 por ciento en 2014. Ante el crecimiento poblacional, la situación de deterioro se ha incrementado. En 2010, la entidad tenía una población de 7.72 millones de habitantes y subió a 7.99 en 2014; la población en pobreza pasó de 4 millones 448 mil a 4 millones 634 mil.

El reporte México, Cómo vamos, evaluación sobre la pobreza y el crecimiento de la economía, presentado el 5 de noviembre por México Evalúa y el IMCO, detalla que “Los últimos lugares en el ranking los obtuvieron Veracruz y Oaxaca. En el caso de Veracruz, el estado experimentó un aumento en la pobreza laboral, pasando de 48.5% a 52%, siendo la entidad con el mayor aumento en el porcentaje de su población que no puede adquirir la canasta básica”, se lee en el reporte.

Delincuencia

No sólo los niveles de pobreza se han mantenido como constante, también los problemas de violencia que comenzaron hace 10 años.

En la entidad operan tres carteles, Los Zetas, el Golfo y Jalisco Nueva Generación. En el sexenio de Fidel Herrera, el mandatario tuvo que desmentir en una decena de veces que Los Zetas controlaran la entidad o, incluso, rechazar la versión de que él mantenía relación con sus líderes.

Al igual que en el gobierno de Herrera, Los Zetas continuaron operando en lo que va del gobierno de Duarte, y son uno de los factores que han impedido abatir los índices de violencia.

Si bien los reportes de Incidencia Delictiva del Observatorio Ciudadano de Veracruz detallan que se mantienen las cifras en homicidios, secuestros y robo con violencia de 2011 a 2015, la percepción de inseguridad se ha incrementado según la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe) 2015. Mientras que en 2011 el 64.8 por ciento de la población encuestada expresó que su estado era inseguro, en 2015 subió a 80.5.

Otra expresión de la violencia en la entidad es el asesinato de periodistas: 15 casos en lo que va de la administración. El asesinato de Regina Martínez, en 2012, corresponsal deProceso, fue el primer caso que destacó la prensa nacional, pero era el quinto en el periodo de Duarte.

Después siguieron una decena de homicidios, entre los que destacaron el de Gregorio Jiménez y el de Moisés Sánchez, ambos desaparecidos y hallados muertos, que atrajeron la atención de organismos nacionales e internacionales de derechos humanos.

En todos los casos, la Procuraduría de Veracruz incluyó la presunta responsabilidad del crimen organizado y en ninguno ha concluido las indagatorias.

El asesinato más reciente fue el del fotógrafo Rubén Espinosa, también ex colaborador de Proceso. Asesinado en el DF en julio pasado, Espinosa había denunciado amenazas del gobierno de Duarte. Por el multihomicidio de la colonia Narvarte, en el que también fueron asesinadas cuatro mujeres, el gobernador tuvo que declarar ante la PGJDF.

Crisis política



Además de endeudamiento, violencia y empobrecimiento, los veracruzanos son víctimas de una contienda política interminable, en la que el gobernador actúa más como jefe de la campaña del PRI, que como autoridad.

Tas una intensa campaña durante todo el primer semestre del año, en las pasadas elecciones del 7 de junio el PRI y el PVEM ganaron 16 de los 21 diputados federales de la entidad, lo que le da al priismo una base para las contiendas que vienen.

En junio de 2016, se elegirá un nuevo gobernador y diputados locales para un periodo de dos años; en 2017, habrá elección de alcaldes y, en 2018, nuevamente habrá elección de gobernador y diputados locales, la cual se empalmará con la elección de Presidente, senadores y diputados federales.

El estado sumará cuatro años con elecciones consecutivas producto de las reformas a las leyes electorales de Javier Duarte.

En ese contexto, Duarte ha comenzado a operar su relevo. En julio, el secretario de Gobierno, Gerardo Buganza, renunció al cargo. El anuncio de su renuncia, en el que dijo que buscaría ser candidato independiente a la gubernatura, fue transmitida por la televisora del estado. El hecho se interpretó como una operación de Duarte para tener un “independiente” en su baraja política.

Buganza fue candidato del PAN a la gubernatura en 2004, cuando estuvo cerca de derrotar a Fidel Herrera. En 2010, rompió con su partido, cuando Felipe Calderón y el PAN decidieron postular al ex priista Miguel Ángel Yunes, que estuvo a menos de 80 mil votos de ganarle a Duarte. Después de las elecciones, Buganza se incorporó a la administración priista.

Otro movimiento de Duarte fue el de remover al dirigente estatal del PRI y dejar en el cargo a Alberto Silva Ramos, su ex coordinador de comunicación social y ex diputado federal. Por ese nombramiento Silva Ramos es identificado como un posible “delfín” del gobernador.

A pesar del control de Duarte, el ex gobernador Fidel Herrera no ha dejado de tener influencia. En la entidad se menciona que su candidato es Erick Lagos Hernández, quien se desempeñaba como secretario de Gobierno de Duarte, después fue dirigente estatal y ahora es diputado federal.

En la disputa por la gubernatura también están el senador Héctor Yunes, a quien se identifica como cercano al dirigente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, y el senador José Yunes, quien es cercano al secretario de Hacienda, Luis Videgaray, ambos coincidieron en las aulas del ITAM y fueron compañeros de bancada en la LXI Legislatura de 2009 a 2012.

Para el diputado petista Fidel Robles, el rompimiento de Duarte con el senador priista Héctor Yunes, al regalarle una caña de pescar para que atrapara peces gordos en su familia, es una estrategia con la que Duarte busca mejorar sus posibilidades de negociación con otros actores del PRI.

“El arreglo de la nueva deuda la hicieron con acuerdo de la SHCP, y fue Beltrones a darle protesta al candidato de Duarte (Alberto Silva como dirigente del PRI); entonces, si quisieran disciplinar a Duarte, no le hubieran arreglado la deuda. Entonces, pactarán: ahí está la lana y ahí está tu candidato”, augura el petista.

Sin embargo, para el senador Héctor Yunes el distanciamiento es real, pues los priistas no pueden avalar el desempeño de Duarte.

“Como veracruzano, como priista y como senador, desapruebo la conducción que del estado ha llevado a cabo el actual gobernador. Los números son muy claros”, denuncia.

En este contexto, las dirigencias estatales del PAN y PRD ya acordaron aliarse el próximo año, para tratar de acabar juntos con 12 años de gestiones marcadas por el sello Herrera-Duarte.

A pesar del deterioro de los indicadores de su gestión, Duarte sigue siendo arropado por el Presidente de la República. Apenas el 10 de noviembre, Peña Nieto acudió a Veracruz a inaugurar una instalación para desarrollar ciencia y tecnología que Duarte aprovechará para presentarla este domingo como parte de las “grandes acciones de su gobierno”.

VEA ESTA INFORMACIÓN EN: 

http://www.reforma.com/aplicacioneslibre/articulo/default.aspx?id=693546&md5=3d55611da8631cf06f8108670b74528d&ta=0dfdbac11765226904c16cb9ad1b2ef