Mutatis Mutandis
Por Rafael Arias Hernández
02 de noviembre de 2015

Faltan 389 días. Más deuda, imposiciones y arbitrariedades.

En prioridades, algo muy simple contribuye a complicar y agravar la situación. A quienes dicen gobernar, poco o nada importa el presente y futuro de Veracruz. Lo que les importa es asegurar la continuidad de la impunidad.

Empantanada economía veracruzana, según el INEGI en recientes cifras desestacionalizadas, al segundo trimestre de 2015 empeoró, tuvo 0.0 % de crecimiento respecto al mismo trimestre del año anterior.

Economía a la deriva, nada oficial detiene su estancamiento o caída; la sostiene y salva, el ejemplar esfuerzo y sacrificio diario de las y los veracruzanos, empobrecidos, hambrientos e inseguros..

SASTRES DE MÁS DESASTRES.

Insistir y repetir. De nada sirven obsoletos y costosos actos, discursos, fotos, videos y boletines oficiales. Inútil, engañar y engañarse, con la complicidad y apoyo de costosa difusión. Siguen autopromoción y autoelogios.

Inocultable deuda pública creciente y economía estancada o decreciente. Recesión o parálisis.

LA SUCESIÓN EN VERACRUZ, tiene y tendrá un contexto, económico y de finanzas públicas, adverso y más difícil, que repercute ya, en muchos otros aspectos.

Las finanzas públicas orientadas y llevadas a la quiebra, para supuestamente rescatarlas. Conocida y vieja forma de pagar deuda con deuda mayor y más cara, dizque para obtener beneficios y ventajas: “parte y reparte para quedarte con la mayor parte”.

Peor que peor, otorgar “cheque en blanco” a los causantes del desastre, para atender y remediar lo que ocasionaron. ¿Adicción al verdugo?

Por lo pronto la economía veracruzana, también a junio de 2015 alcanzó el antepenúltimo lugar nacional, en las actividades secundarias.

Según el Índice Trimestral de Actividad Económica Estatal (ITAEE), en cifras originales, Veracruz con -4.5 % de crecimiento está en dentro de los tres últimos lugares, sólo superado por Chiapas -8.4% y Campeche -10.2%.

Con ello prácticamente dejo de contribuir al crecimiento total real del país en estas actividades secundarias, como industria, transformación, manufacturas, etc.

Veracruz, de hecho está impulsado y sostenido por las actividades primarias (agricultura, ganadería, pesca, forestal, etc.) que lograron un 7.1 %; y por las actividades terciarias (comercio, servicios, turismo, etc.) con 3.8%, ambas de crecimiento respecto al mismo semestre del año anterior.

Agrego por separado gráfica y su fuente, para apreciar la lamentable posición de Veracruz, en el contexto nacional, a Junio de 2015.

http://www.elfinanciero.com.mx/economia/queretaro-guanajuato-y-q-roo-reportan-el-mayor-avance-economico-estatal.html

Situación en la que industria, manufactura y construcción son determinantes.

Pero, qué se puede esperar de un estado como Veracruz en donde no hay obra pública importante; no aparece la que debía haber, con los cuantiosos fondos de la injustificada deuda pública adquirida; y la obra privada se obstaculiza adeuda o desalienta. Situación en dónde las políticas públicas de “más de lo mismo” se sostienen, a pesar de sus repetidas y notorias, insuficiencias y pérdidas que ocasionan.

INVOLUCIÓN INSTITUCIONAL Y HAMPA ELECTORAL.

Ni estado próspero, ni adelante. Insuficiencia y pérdida de empleos. Bajos o nulos ingresos. Pobreza, inseguridad y hambre en aumento. Administración pública quebrada y endeudamiento exagerado, saqueo de lo poco que queda y del futuro que pertenece a otros.

Si el desastre económico y financiero es grave, el de involución institucional es peor. Demasiadas pruebas de encubrimiento y falta de aplicación de la ley, ni se cumple ni se hace cumplir; a esto sigue, la destrucción y debilitamiento de dependencias, estructuras y funciones de las instituciones. A todas se debe.

Simulación y corrupción. Repetir políticas y programas, actividades y formas de gobierno, probadamente insuficientes e inconvenientes, incrementa costosas consecuencias, injustas limitaciones e inhumanos sacrificios sociales. Frente a innegables beneficiarios en el gobierno.

Hechos por todos lados, muestran y demuestran los alcances de mediocridad e ineptitud, ineficiencia e irresponsabilidad. ¿Su prioridad gastar y dedicar cuantiosos recursos públicos, para garantizar continuidad de la impunidad?

Y este es uno de los componentes principales del mayor desastre que, sin quererlo ni buscarlo padece Veracruz, y extenderá los próximos años.

Excepciones aparte, gobernantes, partidos, políticos y organizaciones se encaminan o ya están involucrados, en lo que es y será su mayor preocupación y ocupación: competir para asegurarse el gobierno, y disponer de sus instituciones y recursos.

Unos para alcanzarlo; y otros para mantener impunidad y que no los alcance la justicia. ¿Y Veracruz?

Tema para abordar y ampliar, en próxima oportunidad.

Contacto:

*[email protected] Facebook:VeracruzHoydeRafaelAriasHdez.