miguel angel yunes linares, dio rueda de prensa

Paulina Ríos/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO

Dentro del plan electoral estratégico tanto para el PRI como la alianza del PAN y del PRD el estado de Veracruz es clave para los comicios presidenciales del 2018. De acuerdo al Comité Nacional de Acción Nacional el candidato con mayores posibilidades de ganarla gubernatura es Miguel Ángel Yunes Linares y al parecer existe un pacto con el gobierno federal de facilitar la transición con un candidato priísta débil, para bloquear cualquier factibilidad de triunfo del candidato del partido político Morena, Cuitláhuac García, que facilitaría el posicionamiento para la contienda electoral del 2018 al tabasqueño Andrés Manuel López Obrador.

Dentro de este contexto político existe el propósito electoral de dejar a las cartas fuertes del partido tricolor, los senadores Héctor y José Yunes, para el gobierno de Veracruz de seis años. Para el CEN del PRI y la Secretaría de Gobernación al coincidir la elección presidencial con la del gobierno estatal es trascendente que el electorado veracruzano apoye al candidato del PRI que sucederá a Peña Nieto. No queda la menor duda que el ‘PRIAN’ cobra fuerza dentro de este panorama político donde se daría entrada a la esposa del ex presidente Felipe Calderón, Margarita Zavala, en compensación del velado apoyo para el regreso del PRI al gobierno federal.

Dentro de las directrices de la clase política del gobierno en el poder se señala la conveniencia del expriísta Yunes Linares logre la gubernatura veracruzana por el apoyo otorgado de los legisladores panistas para la aprobación del presupuesto federal y el respeto que han guardado a la figura presidencial de Peña Nieto.

Dentro de esta estrategia se tomó en cuenta al exgobernador Fidel Herrera como un eficiente operador político, de allí que lo sacaran del país para facilitar la transición en la entidad veracruzana.