Extraña y peligrosa resulta la detonación de artefactos explosivos en el transporte público conocido como Mexibús Estado de México ocurrida este fin de semana y aún cuando sólo se han presentado daños materiales, no deja de alarmar que exista cierta facilidad para hacer llegar estos explosivos a instalaciones donde es común la concurrencia masiva de quienes hacen uso del transporte.

Lo que pareciera ser una disputa por un contrato de seguridad de la empresa de transporte debe ser investigada y evitar riesgos mayores a la población, sin embargo tampoco puede soslayarse la actividad que realizan grupos de provocadores que hostigan a la autoridad y que rápidamente aprovecha para desatar medidas coercitivas contra grupos inconformes.