JDO-TRG 8Contraesquina Politica
Por Fernando Martínez Plascencia
23 de noviembre de 2015

De verdad, ¿alguien pensará y creerá que los veracruzanos nos tragamos las mentiras de que Veracruz es el estado prospero que siempre soñamos tener?

En que cabeza caben tantas mentiras? Pues sí, adivino usted, en la cabeza de este mal gobernante que se llama Javier Duarte de Ochoa. En nadie más, escúchelo bien, en todo el territorio veracruzano no encontrará a alguien que pueda creer semejantes barbaridades que esta diciendo, a propósito de su mal elaborado quinto, dizque informe de gobierno. Nadie, absolutamente nadie, está convencido de que toda esa sarta de mentiras puedan ser creíbles, nadie, absolutamente nadie, cree que nuestro estado este atravesando por una etapa de prosperidad, de bienestar, de pujanza, y desarrollo económico. Las mentiras que dice este mal gobernante solamente caben en una mente enferma, que no dirigiere el desprecio de la gente.

Miles y miles de millones de pesos, son las cifras cantinflescas que da a conocer en su informe, pero lo cierto es que nada de eso se ve reflejado en obras de infraestructura, o en cualquier otra acción de desarrollo social que aligeren la miseria, y pobreza en que tiene a Veracruz.

Carroñeros fieles del dinero, esta clase política gobernante en el poder, se olvidó de su pueblo.

No hay palabras para expresar tanto coraje en contra de este mal gobierno, que se ha caracterizado por el saqueo, y el desvió de recursos, estatales o federales, agarran parejo, y frente a estas inmoralidades que encabeza Javier Duarte, va aparejada la impunidad, la que protege y permite semejante corrupción, sin ella no se comprendería la burla a las instituciones y al estado de derecho.

La impunidad es el distintivo, el sello personal a toda esta clase fidelista, enquistado como un cáncer que amenaza con no irse, pese a los desesperados esfuerzos de Héctor Yunes Landa y José Francisco Yunes Zorrilla. Que más quisieran los senadores. Dichos, dimes y diretes no han servido de nada ante la complacencia del propio presidente de la república, y ante semejante escenario, se ve difícil la transición que tanto teme JDO.

Que pecado habremos cometido para pagar tan atroces consecuencias? De donde proviene nuestra desgracia?

En el pecado está la penitencia, sí porque, sabiendo que el anterior gobierno, el que presidio el jefe de este clan maldito, se había caracterizado por el robo, la corrupción, y el dispendio, se le permitió imponer candidato, pero aquí, los más culpable fueron los mismos políticos que lo permitieron, sabiendo que Javier Duarte de Ochoa no contaba con ninguna preparación, o formación política, les gano el brinco a todos. Nadie, a excepción de Héctor Yunes Landa, dijo nada, la historia no me dejará mentir, pero en aquel tiempo nadie se opuso, todos acataron lo que dijo el negro infiel. Las consecuencias están a la vista, pese a lo que trata de meternos en la cabeza con su dizque quinto informe, todos los días nos rebota en el interior de la cabeza que semejantes mentiras sólo tienen cabida en una mente que no le da importancia a lo que puedan pensar de él. No le importa pues, en pocas palabras lo que usted o yo pensamos. Esa es la verdad. Las cifras, sus cifras, si usted las creé o no, es su problema. Él todos los días come, aunque lo que come provenga del sacrificio del pueblo veracruzano, eso lo tiene sin cuidado.

Otro pecado más que pagamos los veracruzanos, es haber creído que la preparación académica de Javier Duarte serviría para sacar de la miseria y pobreza a miles de veracruzanos, antes bien, los aumentó en quinientos mil más, no fue suficiente pues, el doctorado en la complutense de Madrid.

Cinco años de gobierno han sido un infierno. Cinco años en que los diputados locales le han permitido todo.

Maldita la hora en que no terminan ambos.

Javier Duarte pasara a la historia como el más mentiroso, presume de más de quince mil millones de pesos en infraestructura carretera, pero aquí en el sur, estas carreteras han causado muchas, muchas muertes, por las pésimas condiciones en que se encuentran. Sólo por citar un rubro.

Quiere usted una radiografía de lo repugnante e inmoral de este gobierno? Ahí le va; Dice Tomas Ruiz Gonzales, exsecretario de SEFIPLAN, y actual titular de la Secretaria de Infraestructura y Obras Publicas, que no le preocupa que la PGR lleve a cabo una investigación en su contra por peculado.

Peculado: Apropiación indebida de dinero perteneciente al Estado, por parte de las personas que se encargan de su control y custodia.

Otro; Gabriel Deantes Ramos dijo “……siempre me he manejado con transparencia, con apego a la ley, y que tenía las manos limpias” a propósito de lo que había dicho Ricardo García Guzmán, el contralor del Estado, como si no supiéramos de qué forma se aplica la ley”. Lo exoneró la contraloría por malos manejos en los recursos públicos porque es a voluntad del ejecutivo, falta ver si lo hará la PGR, posiblemente si, a como se viene manejando Enrique Peña Nieto, en materia de Transparencia, que por cierto, una vez aprobada no servirá de nada.

No hay obras importantes en Veracruz, porque simple y sencillamente no hay dinero.

Perfil despreciable de este mal gobierno.

A propósito del desafuero y de la orden de aprehensión girada en contra de Renato Tronco Gómez, quien se opuso y se puso en contra de Javier Duarte de Ochoa, como con Sansón a las patadas. Todo inició por el simple capricho de RTG, de querer sostener a su hermano en las Choapas, en aquella fallida elección municipal, que echó por tierra su cacicazgo. Renato Tronco no la vio venir, pensó que con el poder que tiene con los campesinos sería suficiente para doblegar a JDO, error de cálculo, producto de su soberbia, el tiro le salió por la culata, está visto que JDO cuando quiere fregar a alguien lo consigue, al costo que sea, hoy huye RTG, como cuando José Fouché huía de Napoleón Bonaparte, después de haber estado “compartiendo” el poder, y de traicionarlo. Semejante realidad de aquellos tiempos, la volvemos a vivir, y quizá la veamos otra vez, cuando JDO desempolve una nueva orden de aprehensión, que tiene en contra de un exalcalde del puerto de Coatzacoalcos, si se sigue oponiendo a los deseos, y obstruyendo con su fundación los proyectos que tiene para alguien que se disciplinó, cuando a unas horas de ser el candidato a diputado federal por este distrito, tuvo que echar marcha atrás, y esperar nuevos tiempos políticos, que hoy, por suerte para él, se le vienen dando, y ante ese hecho, no hay más ciego que el que no quiera ver.