Camaleón
Por Alfredo Bielma Villanuev
09 de noviembre de 2015

Cuando se describe o narra un asunto de características aberrantes acostumbramos asegurar que es “Kafkiano”: es decir, que rebasa los parámetros de lo “racional” o de lo “normal”, similar o emparentado con el teatro de lo absurdo. Por asociación de ideas, viene a mi mente lo que ocurre en Veracruz, en donde tal parece que la realidad hace el papel de aguafiestas porque no requiere de ningún perfil kafkiano para explicarse como patética, grotesca y hasta cómica, si no tuviera que ver con asuntos humanamente tan sensibles como el de la salud, por ejemplo.

Tal parece que sus colaboradores no informan al gobernador de lo que verdaderamente ocurre en el sector salud veracruzano, pues allí se vive una realidad dramática, en parte debido a la anómala bifurcación de autoridad: una representada por el titular de la Secretaría y otra ubicada en los mandos administrativos; contra lo que se pudiera pensar, en los hechos esta última es la que prepondera pues nada se mueve sin su autorización y deja manifiesto que en el sector salud la parte médica está supeditada al criterio o interés del mando administrativo. A esta circunstancia debe agregarse el pronunciado protagonismo que desempeñan los dirigentes sindicales, que pescan a conveniencia y acaso en voraz contubernio con los referidos mandos.

Quienquiera que avizore la gran infraestructura hospitalaria del sector salud veracruzano podría deducir y hasta coincidir con el discurso oficial respecto de la importancia que se le confiere a la salud de los veracruzanos, lo corroboraría la partida presupuestal que, aunque insuficiente, es sustantiva año tras año. Por sí solo el monto de ese recurso redundaría en beneficio de la población no asegurada si en su aplicación mediara un auténtico interés social y menor corrupción por parte de los servidores públicos a cargo, sin embargo la realidad camina en sentido contrario a las apariencias. Si bien el personal médico y paramédico está suficientemente capacitado y aun en las adversas condiciones por las que atraviesa el sector hacen su trabajo con probado profesionalismo, no es un secreto que carece del equipo y los insumos que toda institución de salud debiera contar.

Si consideramos que en 1986 teníamos 19 hospitales, un asilo, un sector psiquiátrico y un hogar del niño en Boca del Rio, más una unidad de salud mental que era ambulatoria y de baja estancia, el crecimiento de este sector ha sido exponencial pues para 2015 la infraestructura hospitalaria de la entidad se compone de 59 hospitales y un considerable número de Centros de Salud. No obstante, el último gran impulso al sector salud de Veracruz se registró en el gobierno de Miguel Alemán, pero a partir de aquella administración el abandono es lamentable y alcanza proporciones alarmantes. Para confirmarlo, entre otros elementos, están los casos de los hospitales de Perote, Nautla, Papantla, la Torre Pediátrica, las remodelaciones de los hospitales de Coatzacoalcos, Tuxpan, Altotonga, Minatitlán, que datan desde el gobierno de Fidel Herrera y prosiguen sin concluirse.

Tal vez en la cúpula gubernamental no está informada de la dramática condición de hacinamiento que se vive en el área de urgencias del Centro de Especialidades Médicas de Xalapa porque en los hospitales periféricos no se les atiende y nadie ha sido capaz de poner remedio a esa incuria. En los hospitales regionales de Veracruz y Coatzacoalcos, por mencionar a dos de los más grandes el síndrome permanente es la carencia de medicinas y de especialistas suficientes para atender a la población más menesterosa de la entidad, esa que no tiene voz ni capacidad para la protesta porque están enfermos, porque son pobres y carecen de medios para manifestar sus quejas.

Quien por alguna aciaga razón tiene necesidad de acudir al Centro de Cancerología de Xalapa, otrora uno de los nosocomios de mayor prestigio en la república, se percatará de la deficiente atención que le confiere el área administrativa-financiera; a pesar de que la Dirección de ese nosocomio hace maravillas para mantener a flote la atención al demandante, la falta de insumos y aparatos descompuestos impide mejores resultados.

En ese hospital de alta especialidad suceden hechos que rayan en lo insólito, como el asunto del ACELERADOR LINEAL, cuya utilidad clínica consiste en proporcionar al paciente con cáncer una dosis de radioterapia en menor tiempo que un equipo standard. No hace mucho este servicio se prestaba eficientemente con un equipo que hacía el trabajo en 10 minutos, sin embargo se descompuso y en vez de repararlo fue desensamblado para en su lugar ubicar un equipo más moderno. Lo sorprendente es que ahora el CECAN no proporciona esta atención médica, pues ya que el aparato que funcionaba y sólo requería reparación fuera de todo servicio, el moderno equipo ya instalado no entra en funciones porque no se cuenta con la licencia de operación radiológica; por esta situación los pacientes son enviados a la ciudad de México, pero por insolvencia económica muchos dejan de asistir, con el consecuente desenlace mortal por la patología que padecen.

Otro caso: Un equipo de excelente servicio es el de Medicina Nuclear porque mejora la precisión del diagnóstico en los órganos afectados por el cáncer; hace ya un año que está instalado pero la burocracia local tardó tiempo para solicitar la licencia para su puesta en operación; además, se requieren de insumos cuya adquisición por el momento se antoja difícil. Mientras, este servicio es subrogado en el hospital Ángeles a un promedio de 4 estudios por semana, a precios de hospital privado, un contrasentido cuando se tiene un moderno aparato para realizarlo in sito a un mayor número de pacientes y mucho menor costo.

Para mejorar la atención médica, en el Cecan se adquirió un Tomógrafo de última generación cuya eficiencia diagnóstica es del 100%, pero lleva meses esperando a ser desempacado. En el área de imagenología el Cecan tiene instalado un Mastografo última generación, con excelente precisión diagnóstica, lamentablemente no funciona porque los insumos que se adquirieron son incompatibles con ese aparato, un gasto inútil aunque quizá productivo, ¿para quién? Ni la contraloría lo sabe. Pero eso sí, una unidad móvil transita por la entidad para hacer mastografías, y qué bien, pero su capacidad resolutiva es menor que la del mastógrafo del Cecan, a donde mujeres enfermas acuden para ese propósito pero el moderno aparato sirve pero ¡no funciona! Simplemente porque quien compró los accesorios para ese equipo no consideró la compatibilidad de marca y modelo. ¿Por qué? ¿Quién sabe? ¿Porcentaje? La contraloría esta siempre en vigilia. Perdón, vigila.

Contacto:

alfredobielmav@nullhotmail.com

8-XI-2015