La Secretaría de Infraestructura y Desarrollo Social ejercerá en 2016 un total de 182 millones 31 mil 130 pesos para 132 obras que están pendientes desde ¡hace 10 años! Forman parte del enorme inventario de obras que no se han hecho debido a mala administración de fondos y ausencia de planeación en la inversión del recurso público. Si se analiza el listado de obras que justifican ese presupuesto se verá que algunas de ellas ya se llevaron a cabo y que a otras, como la autopista Álamo-Tuxpan, se les destina solo 3 millones de pesos. En términos de realidad objetiva ¿qué representan 182 millones de pesos para lo que requiere la infraestructura de esta entidad, que según el slogan de gobierno “ya cambió”?