Politica
Por Mario Mijares
14 de diciembre de 2015
A Elsa Alarcón de Córdoba, Veracruz, agradezco su concepto a mis textos. Saludos

1.- Andrés Manuel López Obrador, Presidente Nacional del Movimiento Regeneración Nacional (MORENA) finalmente logró conformar toda una fortaleza de lealtades, tanto en el Comité Ejecutivo, como en las coordinaciones regionales, estas  últimas serán responsables en las elecciones estatales. Sin duda, es un logro que no había podido alcanzar en el PRD. No obstante, el inconveniente, lo tiene en los comités estales y locales en dónde como siempre, se logran colar los advenedizos y los hipócritas. Pero todavía más delicado y, común en este tipo de organizaciones políticas, son los posibles “orejas” del gobierno mexicano o bien del extranjero, incluso los grupos de perturbadores.

Empero, el obstáculo más grave para el partido es la clasificación y visión que aún tienen millones de votantes de todas las clases sociales, principalmente los analistas nacionales y los extranjeros. El cuál es el mismo de cómo lo categoriza Wikipedia, quien señala lo siguiente: “MORENA es un partido político y movimiento social de izquierda”, https://es.wikipedia.org/wiki/Movimiento_Regeneraci%C3%B3n_Nacional. Y fuera de toda ambigüedad conceptual que significa un “partido de izquierda”, sus seguidores utilizan eslóganes para enorgullecerse de ello. Pero sus detractores, tal concepción, la esgrimen en la descalificación de: populista; marxista; comunista; socialista entre otros epítetos.

Lo antepuesto en párrafo anterior, es aprovechado por todo tipo de antípodas, no solamente de las organizaciones política contrarias, sino por los poderosos oligarcas, quienes obligan a sus gobiernos al estilo de Washington, para evitar a toda costa y costo, no sólo el arribo al poder de este tipo de partidos políticos, sino destruirlos una vez que son gobierno. La experiencia es histórica en Latinoamérica, Cuba; Chile; Nicaragua; Brasil; Argentina; Uruguay; Venezuela entre otros. Sin duda el imperialismo oligarca es una bestia de mil cabezas e imposible enfrentarla de frente.

2.- Manuel López Obrador, tiene que dar un golpe en la mesa a tiempo, pues sus cuadros políticos y sobre todo una buena cantidad de jóvenes y muchos viejos, que participan o congenian con ese partido, están extraviados. Ésta desviación pude ser aún más delicada para MORENA que incluso el mismo desgaste que le puedan hacer sus críticos, y es que un sinnúmero de los llamados “morenos”, están utilizando el lenguaje y la retórica del clásico esquema socialista de la época de los bolcheviques.

Estos fueron un grupo radical del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia, dirigido por Lenin, así  como los mencheviques, dirigidos por Yuli Mártov. Los términos que utilizan a menudo son tomados por millones de posibles electores, y no únicamente por sus contrarios, quienes los ven como provocadores comunistas. Lo cual, para el grueso del pueblo mexicano con toda una cultura religiosa y guadalupana, será difícil que simpaticen por MORENA, ya que los mismos aparatos ideológicos del Estado Mexicano se encargarán de asustarlos.  

Elena Poniatowska, la escritora, activista y periodista mexicana en su libro último hace ironía del comportamiento de los camaradas socialistas de la época de Diego Rivera. El mismo libro de David Alfaro Siqueiros, Me llaman el coronelazo,  confesó cuando estaba en la prisión sombría de Lecumberri, al periodista Julio Scherer García, sus memorias de la militancia, tanto en España como en México. Recordó que su radicalismo ideológico lo llevó a intentar asesinar a Trotski. Por tanto, urge que AMLO acelere la capacitación de sus cuadros y simpatizantes, para evitar que repitan una y otra vez el mismo esquema, que no lleva nada bueno.

3.- ¡Se tendrá que aclarar! para evitar que los susceptibles idealistas al leer este texto, se puedan engañar a sí mismos. El hecho de que un partido político o gobierno su prioridad sea; la clase obrera; la campesina o los desheredados, no quiere decir que no se administre también para los banqueros, industriales, comerciantes, clase media, clase militar y clase política. Al menos, que esa organización política, esté en base al modelo socialista o forma de gobierno democrática en donde se gobierne únicamente para los pobres. Y para ello, el Estado tendrá que ser quien intervenga en todo, eliminado no sólo a los privados, sino a las demás clases sociales, lo que es materialmente imposible por las enormes presiones internas y externas.   

4.- A Manuel López Obrador, por múltiples razones, sólo le queda una oportunidad más para arribar a la presidencia, lo cual es lo más justo que le pueda suceder, ya que ha trabajado toda su vida para ello. Pero él es un gran luchador social, más no socialista. La forma  de gobierno que pretende AMLO ¡Es de esencia republicana! Desafortunadamente, debido a las pasiones humanas, AMLO deberá cuidarse de las traiciones y la hipocresía de un sinnúmero de hombres y mujeres. Asimismo, debe aprovechar su experiencia para evitar los fraudes y la compra de votos en la que millones de analfabetas están ya cooptados por el gobierno oligarca, así como esa clase media no ilustrada que se deja manipular con facilidad.

En fin son muchos escollos.  Así es que: tercera llamada, tercera, iniciamos.