Al igual que hace tres años un mensajero veracruzano fue retenido en el aeropuerto de Toluca con 28 millones de pesos en efectivo, en Sonora la Procuraduría General de la República detuvo a un veterinario del rancho del ex gobernador Guillermo Padrés en posesión de 3. 9 millones de pesos. Este tipo de sucesos informa a quienes desde el servicio público abusan del recurso fiscal que deben mejorar los métodos para el trasiego del dinero mal habido, de otra manera correrán el riesgo del ex gobernador Padrés, de Chihuahua, quien es investigado por lavado de dinero, o de Marnier de Tabasco, que purga condena en cárcel del estado que gobernó.