Mientras gran parte de la sociedad se ocupa de hacer patente solidaridad con los jubilados y pensionados golpeados en el centro de la ciudad de Xalapa, en el congreso del estado, los diputados le sirven con la cuchara grande al gobierno de Javier Duarte, al menos esa es la única impresión que deja el voto de la mayoría de los legisladores que aprobaron la solicitud de un nuevo préstamo por la cantidad de 4 mil 926 millones 735 mil pesos.

Solicitar préstamos ha sido una política recurrente la administración de Javier Duarte, por lo que causa extrañeza que a pesar de no tener obstáculo alguno para contraer más y más deuda, los problemas de falta de liquidez en el gobierno estatal persistan; en este aspecto tampoco el congreso estatal ha tenido límite a las solicitudes del ejecutivo estatal, por el contrario, ha encontrado toda la facilidad para que incluso se comprometan partidas federales o la recaudación que en teoría debería destinarse a asegurar el desarrollo y crecimiento de la entidad.