Viernes contemporáneo
Por Armando Ortiz
17 de diciembre de 2015

¿A quién quiere engañar Juan Nicolás Callejas, presidente de la Junta de Coordinación Política? Hasta da risa la declaración que hiciera al realizar el brindis navideño con los representantes de los medios de comunicación que cubren la fuente del Congreso: “Ay de aquél que no entienda la labor del comunicador social, ay de aquel que se ofenda por lo que el comunicador dice, pública o manifiesta, si vivimos en una sociedad plural debemos darle cavidad al diálogo”. Y todos se la creyeron, le aplaudieron y lo encumbraron como su prócer.

Sería bueno que pusiera a escribir planas de su discurso a su hijo predilecto del Equipo Político de la Sección 32 del SNTE, Gaudencio Hernández Burgos, ex Secretario Seccional y ex Diputado Federal.

En esa plana debería agregar: “No debo amenazar de muerte a los periodistas”. Y es que hace poco más de un año Macario Agustín García, director del semanario De Frente, la Verdad nos hará Libres, señaló ante la autoridad que Hernández Burgos lo golpeó con ayuda de sus guardaespaldas y le advirtió que “donde lo encontrara estaría muerto”. La denuncia contra el protegido de Juan Nicolás Callejas Arroyo está sepultada en la Agencia Segunda del Ministerio Público Investigador de Poza Rica. En ella se relata que el exdirigente de la 32 del SNTE se irritó por una nota que el director del diario voceaba cerca de su domicilio, en la colonia División de Oriente.

En la misma denuncia el agraviado dice que cuando se encontraba voceando la nota, apareció una camioneta negra que le cerró el paso “de ella descendió el diputado Federal Gaudencio Hernández Burgos acompañado de dos personas más, y comenzaron a agredirlo”. “Bájate hijo de la chingada, te voy a partir la madre, te voy a enseñar si soy burro o no”, relata el denunciante. De modo que si Callejas Arroyo va a dar cátedra de libertad de expresión, que lo haga con los de su Equipo Político.

Otro ejemplo de que el señor Callejas Arroyo se comió varios tacos de lengua frente a los comunicadores sucedió hace un año, cuando un servidor reveló la corrupción dentro de la Secretaría de Educación de Veracruz que en connivencia con el Equipo Político estaban desviando el dinero de las tiendas escolares, es decir las cafeterías hacia Equipo Liderazgo Mexicano. Desde la dirección de Secundarias Generales se ordenaba que la renta mensual de las cafeterías escolares se depositara en la cuenta de Equipo Liderazgo Mexicano, una asociación civil encabezada por Mauricio Jongitud Piñeiro, compadre de Callejas Roldán.

En el reportaje mostré documentos que vinculaban a dicha asociación civil con el Equipo Político de la Sección 32; vale mencionar que el periódico Notiver lo publicó en su primera plana y a ocho columnas.

Pues a los pocos días de publicada la nota, la jefa de prensa del Congreso, la muy celebrada Vicky Hernández, se comunicó con este periodista para decirle que el reportaje había molestado mucho a don Juan Nicolás Callejas Arroyo y que por eso retiraban el convenio de publicidad que tenían conmigo. Le dije a la jefa de prensa que en el reportaje no se involucraba a don Juan, pero la señora Hernández me refutó: “El que le pegue al hijo es como si le pegara a él”.

Por cierto, el asunto del desvío de recursos de la renta de las cafeterías escolares a Equipo Liderazgo Mexicano nadie lo ha resuelto. No lo resolvió Mota, que decía iba a poner a trabajar al jurídico. No lo resolvió Flavino Ríos Alvarado porque no le dio tiempo. No lo resolverá Xóchitl Osorio porque sería como hacerse el harakiri.

Mientras tanto el viejo cacique magisterial se enjuaga las encías con vino y suelta un discurso que a todos dejó contento. ¡Vaya mascarada!

Contacto:

 

aortiz52@nullhotmail.com