Astrolabio Político
Por Luis Ramírez Baqueiro
10 de diciembre de 2015

“No hay que ser tan socarrón, sinvergüenza y ladrón.”

Yo

Con tristeza debemos señalar que a pesar de esa trillada frase “no me gusta decir se los dije, pero se los dije”, lo que en este mismo espacio anticipamos hace ya algún tiempo es común denominador en Veracruz, el estado de la red carretera en la entidad es para arriesgar la vida e incluso perderla.

El pasado 8 de septiembre de 2015, bajo el titulo Carreteras a la carrera, y el 6 de abril de este mismo año, con el nombre de Carreteras para llorar, un servidor mencionó la urgente necesidad de atender un problema severo y recurrente que producto del robo, el dispendio, la tranza en pocas palabras vendría afectando a la red carretera estatal.

Y es que el deterioro de las carpetas asfálticas incluso en carreteras concesionadas en donde se supone las autoridades federales y estatales no intervendrían, resulta ser tal que día con día cobra la vida lastimosamente de muchas personas.

Porque una desgracia nos tiene que hacer voltear a una problemática tan severa, ante la inoperancia, negligencia e incluso absurda y maléfica complicidad de funcionarios estatales que se han llevado hasta las cajas de clips de sus respectivas oficinas en la intentona de salir de jodido para pasar a millonario jodido.

Esta vez le toco al equipo de un aspirante al gobierno de Veracruz, el propios senador Héctor Yunes Landa, en reiteradas ocasiones a mencionado la urgente necesidad de poner mayor atención a este tema, que año con año cobra la vida de 2.4 millones de personas en accidentes anualmente en México.

Más grave a un cuando se sabe que Veracruz y el Estado de México son las entidades federativas con mayor incidencia de accidentes en carretera con cerca del 25 por ciento de los mismos según datos del Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (Conepra).

México se encuentra entre los 10 países donde ocurre el mayor número de muertes por accidentes de tránsito. Alrededor de 16 mil decesos al año, según las estadísticas oficiales, pero el Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (Conapra) estima que, debido al subregistro de información, la cifra asciende, en realidad, a unas 24 mil muertes.

Una tercera parte de las personas que pierden la vida en percances viales tiene entre 15 y 29 años de edad. El organismo, dependiente de la Secretaría de Salud (SSA), también estima que el costo de las lesiones, discapacidad y muertes por esta causa supera 120 mil millones de pesos anuales, cifra que bien podría servir para dar de comer en el mismo periodo de 12 meses a más de tres millones de niños, de acuerdo con cálculos de Unicef, indicó.

Esperemos que con lo ocurrido funcionarios como el propio gobernador Javier Duarte, Tomás Ruiz González, titular de la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas, William David Knigth Bonifacio, delegado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes federal, así como todos los funcionarios responsables del ramo, incluido el propio Ricardo Alexander Bahena Villalobos, delegado Regional VII Veracruz de Caminos y Puentes Federales de Ingresos y Servicios Conexos (Capufe) se pongan a trabajar, atiendan y resuelvan la condición de las carreteras veracruzanas, si no pueden, simplemente renuncien y dejen que alguien que si tenga interese resuelva tan grave problemática.

Esperemos que el refrán aquel de “abierto el cajón, convidado esta el ladrón”, no sea la razón principal de tan lamentable crisis en Veracruz, aunque de antemano estamos ciertos que muy probablemente esa será la causa del olvido en que tienen la infraestructura carretera de la entidad.

A las familias de los siniestrados y del fotoreportero Aldo Giovanni Ruiz Mejía reciban desde este humilde espacio nuestra solidaridad y abrazo en tan difícil circunstancia.

Al tiempo.

Contacto: 

astrolabiopoliticomx@nullgmail.com

Twitter: @LuisBaqueiro_mx