Maryjose

Por Maryjose Gamboa.
Notiver

Los últimos coletazos de un tirano…

Si ya no hay cabida para las sorpresas, menos para las ingenuidades. Lo sabemos todos y desde hace mucho porque nunca han sido “hechos aislados”, al contrario, todo ha sido y es,  parte de la política de represión que el régimen Duartista implementó desde que llegó al poder.  Acoso, persecución, campañas de difamación, y el peor de los castigos para todo aquel que se atreva a mantenerse de pie ante el tirano. Los últimos coletazos de Javier Duarte, cobijado dice él, sea o no verdad – y consta en mil notas periodísticas, audios y videos-  en el Presidente de la República, serán los peores.

Arremetió contra NOTIVER como nunca antes gobernador alguno había hecho con un medio, y menos desde su cuenta personal de Twitter. Llama en abierto “acostón pasajero” a la alianza entre dos partidos opositores -PAN/PRD- demostrando su pobreza intelectual y su bajeza moral. Prepara el desafuero y posible encarcelamiento del Alcalde Miguel Ángel Yunes Márquez para el próximo mes de febrero, tal vez antes. Trata de amedrentar a los empresarios a los que les debe con descalificaciones de todo tipo, a los universitarios y al magisterio con el uso irracional de las fuerza pública, a los adultos mayores con la amenaza de eliminarlos del padrón de beneficiarios, a los empleados de gobierno con el despido inmediato, y a la prensa crítica con la advertencia de la peligrosidad de los grupos de delincuencia organizada, o peor aún, con la advertencia de la intervención directa de los que son más peligrosos que estos porque operan al amparo “de la ley”, su Fiscal, sus ministerios públicos, y sus  jueces estatales.

Y aunque el trabajo y el compromiso  de quienes tenemos como función y misión, informar, sea contar la historia del resto de los grupos oprimidos en el estado, de los más vulnerables, de los 500 MIL nuevos pobres, de los que no reciben ni una sola medicina en los hospitales públicos, de los adultos mayores que no cuentan desde hace un año -ni contarán- con el apoyo que les corresponde, de los empresarios que tendrán que despedir a miles de empleados para evitar la quiebra, de los propios empleados de gobierno (incluidos los de la “autónoma” Fiscalía) que recibirán una partecita de su aguinaldo hasta el 5 de enero (según un documento oficial que les fue entregado y nos hacen llegar) y  sus quincenas atrasadas  tal vez hasta los últimos días de diciembre, es inevitable, ante la perversión con la que manipula Duarte al poder judicial, contar también nuestra propia historia.

La “justicia” Duartista…

El viernes pasado, como la ley indica, me presenté a firmar el libro que debemos firmar todos los que estamos en libertad bajo caución. Es un trámite que hacen miles y que, dependiendo el número de gente, no tarda más de veinte minutos.  Solo se trata de poner tu nombre y firma y de presentarte ante el Juez que lleva tu causa, para reiterar que sigues a su disposición (que no huiste, vamos), no requiere la presencia de tu abogado, y  está claro que de no hacerlo,  el Juez puede revocar el beneficio de dicha libertad.  Sin embargo, como es costumbre en mi caso, y como ha ocurrido durante todo el proceso,  siempre “hay un trato especial” para esta servidora, tan especial que este viernes me retuvieron por unas horas.

¿El motivo? Que ese día tenía que haberme presentado con mi Abogado Jorge Winckler, para que nos notificaran que el Juez decidió cerrar la instrucción, es decir pasar a la etapa de sentencia.

El problema claro, era en primer lugar,  que  mi Abogado aunque tiene muchas cualidades, entre ellas no se cuenta la de las artes adivinatorias, por lo tanto SI NUNCA NOS FUE NOTIFICADO que debía presentarse, pues no había forma que lo supiéramos. El segundo y más grave, que la instrucción no puede cerrarse cuando se presentaron (en tiempo y forma) pruebas a mi favor, y por ende, quedamos en espera de la fecha para la diligencia de desahogo de dichas pruebas, a lo que el Secretario del Juzgado respondió que esta por “decisión del Juez”, no se realizaría y PUNTO.

Desde luego comencé a grabar lo que estaba ocurriendo, no sólo por la privación ilegal a la que me sometieron, sino por la arbitrariedad de no permitirme firmar el libro  sabiendo que de eso depende mi libertad, y  tan clara tengo dicha obligación legal,  que jamás en diez meses he dejado de cumplirla, ni siquiera en los  CASI DOS MESES QUE ME HICIERON IR A FIRMAR CADA VIERNES HASTA TUXPAN  porque no “hallaban” mi expediente.  El viernes que le comento, condicionaban esta firma (insisto todo está grabado) a la presencia de mi Abogado y a que aceptara que se me notificara que el Juez no admitía más pruebas a mi favor para poder cerrar la instrucción y dictar sentencia. Una sentencia que ahora sí, 17 MESES DESPUES, les URGE dictar… Imagino los motivos.

El lunes pasado mi Abogado interpuso un amparo para que estas pruebas sean desahogadas, el martes se presentó ante el juzgado para dar continuidad al trámite, pero el día de ayer, 24 horas después que mi Abogado acababa de estar ahí,  nos notificaban ambos que de no presentarnos el día y hora señalados, ME SERIA REVOCADA MI LIBERTAD PROVISIONAL BAJO CAUCION, advertencia a la que generalmente  sólo recurren en mi caso… En términos más claros, a pesar que existen dos amparos por resolver, el Juez insiste en no admitir más pruebas a mi favor (porque el hecho de ser parte de un accidente, no me convierte en la responsable  de que este  ocurriera como el Fiscal DECLARO violando mi derecho a la presunción de inocencia a las 50 horas de ocurrido,  y ese es justamente el compromiso, demostrar que no fui la causante del mismo) y en dictar sentencia en un proceso absolutamente viciado.

¿Cuáles son las pruebas que el Juez se niega a admitir? Pues casualmente en las que se demuestra la excesiva exposición mediática de mi caso, las declaraciones del FISCAL incriminándome, incluso adelantando una sentencia entre 6 y 15 años, y por ende  la clara violación al derecho de presunción de inocencia,  porque que TODO ESTO, para la Suprema Corte de Justicia de la Nación, influye no solo en la opinión pública sino en el criterio del juzgador,  y por lo tanto no es apegado a derecho.

Estaremos desde luego, si es que no nos ocurre “algún accidente” o “secuestro” que nos impida llegar a la cita, pero con la presencia de Jorge Morales, UNICO miembro de la Comisión Estatal de Protección a Periodistas que me ha acompañado en todo el proceso, y de un VISITADOR DE LA COMISIÓN NACIONAL DE DERECHOS HUMANOS. Y no porque tenga miedo que me vuelvan a encarcelar de manera injusta -miedo le tienes a lo desconocido y a mí  créame,  a punta de madrazos me lo quitaron- pero si porque me horroriza ver la manera en la que violan todas las leyes y utilizan al poder judicial como un brazo ejecutor más de Javier Duarte…  Nos vamos a defender como siempre lo hemos hecho, con VALOR, DIGNIDAD, y VERDAD, porque es un derecho irrenunciable y sobre todo, porque estamos HASTA LA MADRE de los abusos de un TIRANO.

maryjosegamboa@nullhotmail.com

[email protected]

 

http://www.notiver.com.mx/index.php/lascolumnas/342282.html?secciones=15