Partiendo de que ya es muy costoso el mantenimiento de los partidos políticos, el primer diputado federal independiente, Manuel  Clouthier, presentó una iniciativa de ley para disminuir el financiamiento público a los partidos políticos. Para dar sustento a su propuesta propone una modificación a la constitución y a la ley de partidos para que se considere como basé de la distribución de recursos oficiales la votación total válida, y no la lista nominal como actualmente sucede.

En esta iniciativa se pretende que los partidos políticos asuman con mayor responsabilidad la participación ciudadana en los procesos electorales para atajar el creciente fenómeno abstencionista y la apatía social. Destaca de esta propuesta la pretensión de considerar al voto nulo como una señal clara de rechazo efectivo a las candidaturas presentadas por los partidos, es decir que se contabilice como voto efectivo y que sean los partidos políticos los que carguen en la distribución de recursos los elevados índices de abstención.