Astrolabio Político
Por Luis Ramírez Baqueiro
07 de diciembre de 2015 

“La injuria deshonra a quien la infiere no a quien la recibe.”

Diógenes

 

El ejercicio periodístico y su relación con el Estado, han sido y seguirán siendo tema de análisis para los expertos y estudiosos integrantes de una sociedad, por un lado los medios como instrumento social que permite ir documentando el testimonio de los hechos y aconteceres de una sociedad, se enfrenta directamente con el Estado y con quienes detentan el poder.

Y aquí no estamos evaluando si quien lo ejerce lo detenta con autonomía, probidad, respeto irrestricto a la legislación vigente, o si cuentan, simplemente con la calidad moral para ejercerlo.

Por más que evolucionen los medios de comunicación, y por más avances democráticos que existan en nuestra sociedad, el choque de trenes es inminente, pues por un lado estará el Estado, quien pretenderá en todo momento el mantener un dominio que le permita maniobrar sin criticas y señalamientos, y por el otro, los medios que desean cumplir lo más apegado a los cánones que dicta la ciencia, la información que mantenga a una sociedad consiente del mal gobierno que enfrenta.

Pero hasta ahora, como en toda la historia, la verdad tarde o temprano saldrá a la luz para conocimiento de toda la sociedad en su conjunto, y dejando una profunda huella en el consiente social, que es y será la memoria colectiva de toda comunidad o grupo.

Y esto se lo comento porque el diferendo entre el gobernador Javier Duarte y el periódico Notiver editado en el Puerto de Veracruz, ha comenzado a zanjar una onda huella en la conciencia social, en donde todos nos preguntamos ¿Quién gana? ¿Quién pierde?

La verdad es que nadie gana y por el contrario todos pierden.

En los hechos el gobernador Javier Duarte, será dentro de pocos meses parte de la historia, de una historia que todos los veracruzanos pretenderemos olvidar, pero que jamás podremos hacerlo, pues en la práctica, habrá sido considerado, no por un servidor, sino por ocho millones de veracruzanos, -exceptuando a sus familiares-, el peor gobernador de su historia.

En el caso de Notiver, seguirá ahí como desde hace más de 40 años, informando a su estilo.

Si es o no fiel a la verdad, es cosa que cada uno habrá de juzgar, pero es lo mismo que entrar en una esteril discusión si fue primero el huevo o la gallina, pues no conducirá a nada, y nada bueno dejará.

Pero lo cierto es, que a pesar de la campaña negra emprendida contra un determinado grupo político, lo que la actual administración estatal no ha terminado de comprender, es que con su actuar, han sido los principales promotores de sus detractores, sin apostar un peso, Miguel Ángel Yunes Linares se ha posicionado entre el pueblo de Veracruz, como la antítesis de lo que representa el gobierno del Estado.

Ahora, habrá que preguntarnos, ¿conviene manchar el nombre de una dama, por pretender, acabar con el dueño, directivo de un medio?, ¿vale a caso la pena, mancillar el honor, en un afán intimidatorio, a sabiendas que el peso de la justicia tarde o temprano llegará para todos?

Creo que en este, como en otros temas en Veracruz, lo más sano, será que esta administración estatal concluya, para con ello, ganarse a pulso, el repudio o la admiración de la sociedad, aun cuando anticipamos, que lo ultimo difícilmente llegará.

 

Al tiempo.