Sin tacto

Por Sergio González Levet

08 de diciembre de 2015

 

“Veracruz no es la patente política de grupos; Veracruz no tiene dueño; Veracruz nos pertenece a todos”.

Es la voz de la experiencia. Es la voz de la congruencia. Es la voz de la honorabilidad.

En todo este proceso de la sucesión gubernamental de Veracruz, queda como un documento para el análisis y para la historia el mensaje que leyó Felipe Amadeo Flores Espinosa en la comida de Vía Veracruzana, el sábado 5 en el Museo Interactivo de Xalapa.

Entre las marrullerías de los que ven a la política como un negocio sucio; contra los golpes bajos de los que sólo saben traicionar; frente a las jugadas retorcidas contra la unidad y la concordia, las palabras del fundador de la asociación política más importante de Veracruz resplandecen con la fuerza de su calidad moral.

Por él habló la cordura, que tanta falta estaba haciendo en estos tiempos tan revueltos, tan de todos contra todos.

Le dijo al Gobernador de Veracruz, a Javier Duarte de Ochoa:

“Hicimos compromiso con usted y sólo con usted, y en esa línea de respeto, lealtad y confianza mutua le acompañaremos hasta el último día de su gestión de gobierno, con una actitud de responsabilidad política y congruencia, con la certeza de que somos sus amigos hoy y lo seremos siempre”.

Desde su atalaya de político que ha surcado con éxito los mares más embravecidos de la administración pública, Felipe Amadeo se ha erguido como el líder fáctico del priismo histórico, como el modelo a seguir para quienes vienen empujando desde su juventud y su ímpetu para obtener su lugar.

Vía Veracruzana, nos dijo, es “una organización política seria, de compromiso, leal a principios y a su palabra, con una membresía real, viva, vigente, de carne y hueso.

“Por ello afirmo que no somos producto de la casualidad, ni de la improvisación, de cédulas ficticias ni de padrones imaginarios, ni asomamos el rostro sólo al calor de los procesos electorales”.

Con su fundador estuvieron los asociados de Vía Veracruzana, ese día más de mil, que representan la experiencia y el conocimiento de nuestro provincianismo enriquecedor. Y jóvenes y mujeres que también aportan su presencia y su fuerza.

Los socios de Vía… como decir la quintaesencia del PRI en Veracruz.

Son ellos prácticamente todo el escalafón del priismo veracruzano; son ellos los que garantizan la unidad; son ellos los que tienen la opinión certera sobre quiénes son los candidatos más adecuados en cada distrito; son ellos los que saben hacer ganar las elecciones.

Oigamos a su creador: “Vía Veracruzana es fuerte porque respeta la diversidad y reconoce la pluralidad; porque sabe convivir sin egoísmos. Vía Veracruzana es una organización política que no chantajea con falaces heroísmos políticos”.

Para donde se volteara, en esa comida que quedará para la leyenda, podía encontrarse a un cacique bueno aunque regional, a un líder indiscutido de su pueblo, a un viejo militante tricolor con todas las medallas colgadas en el pecho de la imaginación.

Pero regresemos con el fundador y con su coherencia:

“Esta asociación propone y construye. Nosotros creemos, y hemos defendido siempre, el derecho y valor de la libertad, especialmente la libertad de pensamiento y la expresión de las ideas.

“Nos gusta el debate. Siempre hemos aportado alternativas de solución y hemos hecho nuestra parte. Ese debe ser hoy el valor de la política: el respeto a la pluralidad para construir el futuro de Veracruz en la diversidad, nunca en la confrontación”.

Y mañana le seguimos…

sglevet@nullgmail.com

Twitter: @sglevet

Facebook.com/sglevet

www.journalveracruz.com