Pentagrama. Tetragrammatón.

Por Frank Barrios Gómez
01 de diciembre de 2015

Por qué creer en la magia en pleno siglo XXI, cuando la tecnología es la que reina en todos los aspectos materiales en el mundo entero. El hombre siempre ha creído en algo, y desde el principio de la creación, cuando era un sólo credo, tenía su propia religión y ésta fue la magia.

¿Qué es la magia? Es la ciencia de interferir y dominar las fuerzas invisibles que nos rodean. No hay que confundirla con prestidigitación, que esa sí requiere de tecnología, por tratarse de trucos que se ven hermosos ante el ojo humano, pero no dejan de ser una ilusión bien planteada ante la gente, quien aplauda a rabiar a lo que mal usado el término, se le determina “mago”.

Un mago es una persona que sabe cómo influir en esas fuerzas invisibles que nos rodean, y afectan el movimiento de lo que sucede en este mundo físico. Basta saber cómo hacer cambiar el rumbo de las cosas, para que desde los planos de conciencia cósmica, empiecen a darse esos cambios para que muchas cosas negativas se vuelvan positivas, hasta donde sea posible.

Mago de las nieves.No hay que hacer a un lado una ley denominada “karma”, que cada quien trae desde el instante de su nacimiento. El karma es el conjunto de acciones negativas, que se trae de vidas pasadas, aunado a lo que se ha hecho en esta existencia, y es un punto negro que nadie escapa a pagarlo.

Sólo existen 2 maneras de pagar su propio karma, con buenas acciones o con dolor. Hay gente que se lava las manos, argumentando que cómo la divinidad les va a cobrar de algo que no se acuerdan.

Es el pretexto más absurdo que yo haya escuchado. No recordamos nuestras vidas anteriores, producto de la negligencia que en esta vida y muchas atrás, nos hemos olvidado de los principios del espíritu, para continuar con una conciencia continua, y recordar lo que se hizo, y debe pagarse.

Vayamos a una institución bancaria, solicitemos un préstamo, y luego argumentemos que no nos acordamos de ello y por tal motivo no vamos a pagar. De inmediato vendrán las demandas del banco, los recordatorios primero, los embargos y remates de propiedades para cobrarse la deuda.

Así sucede en los planos de conciencia cósmica. El alma es quien solicita préstamos ante un tribunal cósmico para salir delante de problemas que le aquejan. En ese sitio queda impresa la huella de quien solicitó ese tipo de ayudas, las cuales hay que pagar. ¿Con dinero? Eso no le interesa a la divinidad. Cada quien debe pagar con buenas acciones, mejorando su conducta, ayudando al prójimo.

Pero una vez resuelto lo que le aquejaba, el individuo se olvida de pagar lo solicitado con las acciones mencionadas, y se vuelve moroso.

Así el alma cambie de cuerpo, y a través de las reencarnaciones continúe manifestándose, la deuda contraída sigue existiendo y sus intereses son acumulables. Y un día, esa alma es llamada a rendir cuentas y cuando eso sucede, debe pagar con dolor. Ya no se le permite hacer alegatos de que ahora sí va a pagar, porque ya se le venció el tiempo. Y en ese juicio que se le hace al alma, su conciencia se le despierta, para que no exista alegato alguno que no recuerda nada del qué se le está juzgando.

Cada quien es el arquitecto de su propio destino, y es el responsable del tipo de vida que esté llevando.

Hay gente que viene a disfrutar su existencia y lo hace divinamente. Nacen con dones especiales para sobresalir en la vida. Ejercen con ética su profesión. Poseen valores éticos y ayudan a todo aquel que se lo solicita.

De esa manera, están aportando ante la divinidad un pago, primero por lo que se les otorga en esta existencia, y segundo, por limpiar los errores que cometieron en pasadas reencarnaciones. Es una forma de pagar errores cometidos en pasadas existencias.

Pero también encontramos malandrines, que a pesar de vivir de una manera cómoda, sus corazones están corroídos de lacra, endurecidos y sus acciones dejan mucho que desear. En su momento y hora, tendrán que comparecer por todo lo hecho, y de acuerdo a sus acciones, tendrán que pagar todo lo que se hizo en esta vida.

De la divinidad nadie se burla. Pareciera que Dios permanece indiferente ante todo lo que sucede en el mundo y con la gente. Pero hay que tomar en cuenta que él, deja que cada quien actúe, porque una de las virtudes que le ha dado al ser humano es el “libre albedrío. Y cada quien tendrá que responder por sus acciones.

En su momento, alguien que ha salido de una crisis, sea cual sea, algo se movió en su corazón y dice estar arrepentido. Endereza un poco el barco de su vida, pero poco tiempo después, una vez recuperado, vuelve a sus andanzas y arremete con mayor fuerza. ¿Dónde quedó el arrepentimiento?

Alguien que diga estar arrepentido, jamás vuelve a cometer los mismos delitos, y su vida se torna ejemplar hasta el día que muera. El arrepentimiento no es mientras pasa el susto y luego se entra en el olvido. Luego, no se queje este tipo de gente, cuando la fortuna o suerte los abandona, porque entonces sí que se verán en serios aprietos.

Estamos entrando en la recta final del este año 2015. Es necesario hacer un balance sobre lo que se ha sembrado, porque en base a ello será lo que se coseche para el 2016. El dicho “ayúdate que yo te ayudaré”, es algo que debemos tomarlo en cuenta.

Utilizando mis conocimientos de alta magia, ramo en el cual tengo más de 4 décadas de practicarla, elaboraré el “Talismán del Tetragrammatón”. Poderosa herramienta que tiene doble utilidad, protección y atracción, amuleto y talismán.

El amuleto protege, y mucha gente quisiera ver en lo más bajo a otras, sin importarle los medios que se utilicen. Contratan los servicios de un brujo (a) para que dañe a un tercero, utilizando magia negra. Y la suerte empieza a cambiarle a la persona sobre la cual va dirigida el hechizo. Es aquí donde entra la protección del Tetragrammatón, el cual rechazará ese tipo de energías negativas.

El talismán atrae y en este caso, el Tetragrammatón atraerá y gozará de la protección de 7 arcángeles: “Gabriel. Raphael. Uriel. Samael. Michael. Sachariel y Orifiel”. Estos seres de luz, ayudarán a quien lo merezca abriéndoles puertas y caminos, poniendo en ellos a las personas y medios para alcanzar sus peticiones materiales y espirituales. Una vez más les recuerdo, que para que las cosas funcionen hay que tenerles fe. Y si no tenemos la fe suficiente, los 7 arcángeles mencionados, no podrán ayudar a quien tenga este talismán.

Los interesados en adquirir el talismán del Tetragrammatón, pueden contactarme a mis teléfonos, 228.8181029. 0442289.884303 y a mi correo electrónico tusifasi@nullyahoo.com.mx