Inquietud magisterial
Por Luis Ortiz R.
23 de diciembre de 2015

“Como te ves me vi, como me ves te verás.”

Refrán popular

Es que no existe calificativo para describir a un grupo de policías armados, contra un anciano con sólo una pierna. El valiente anciano encara a los policías por la necesidad del pago de la pensión que fue ganada por derecho laboral. Otra pareja de ancianos bien vestidos son rodeados por siete policías para arrimarlos contra la banqueta, mientras otra maestra con blusa café sostiene el tolete con dos manos para evitar ser golpeada, encara con una valentía que deja sorprendido a muchos. Los periodistas gritan que no los golpeen mientras hacen su trabajo, es difícil ser neutral cuando se ve el uso de la fuerza bruta contra ancianos indefensos que Sólovan acompañados por sus arrestos y necesidad de pago. Hoy en Veracruz Javier Duarte mando a golpear a los ancianos. Ya antes había mandado a golpear a maestros y taxistas, ya sólo faltan los niños.

Los ausentes, los que deberían de exigir al pago a los jubilados y no exponerlos a la fuerza bruta son los líderes sindicales de la 32, 56 y de los otros satélites magisteriales. Resulta una ofensa la ignorancia fingida del “flamante“ Presidente del Congreso local, Juan Nicolás Callejas Arroyo, cuando le preguntan sobre las protestas de los pensionados, se hace como el tío lolo, se hace como que no sabe nada, cuando la mayoría conoce como se las gasta el profesor.

Desde luego que nadie dudad que atrás de los policías desalojando violentamente a los “peligrosos” ancianos se encuentra la orden de un Gobernador sin dinero para pagar las pensiones. Su golpeador principal es Bermúdez Zurita, él es que ordena a sus policías sin acreditación, a golpear a prensa y ancianos. Namiko Matzumoto la encargada de proteger a los periodistas, se pasea con cara de preocupación, los periodistas saben que sólo es un una figura decorativa como las bancas del parque Juárez, no compone ni arregla nada, también es un hecho que la Comisión Estatal de Derechos Humanos ólo está de parapeto.

Todo mundo sabe que en México, el sistema de protección social, está en crisis, sin embargo en el Estado de Veracruz este ha tocado fondo, el despilfarro de los gobernantes en turno ha sido descomunal, el Instituto de Pensiones del Estado de Veracruz, siempre ha sido la caja chica del gobernador en turno, su capital sirvió para financiar campañas políticas y para pagar favores políticos. Hoy, aunque no quieran reconocerlo las autoridades locales, el IPE está en quiebra.

Hoy puede ser un parte aguas en el destino de Javier Duarte, la sociedad veracruzana no le perdonara esta afrenta contra la parte más vulnerable de la sociedad, un gobernante sabio debe de entender que el gobierno y sus instituciones, incluida la de Seguridad Pública, esta para proteger a todos, pero sobre todo a los más vulnerables. Hoy el Gobernador veracruzano ha perdido el poco aprecio que tenia de los veracruzanos.

Y es que nadie en su juicio cabal, emprendería una acción violenta contra los ancianos. Como es posible que se enfrente a un policía armado con toletes y garrotes eléctricos contra ancianos enfermos, algunos con muletas y sillas de ruedas. La andanada de críticas desde el centro del país ya esta presente.

Este tipo de acciones sin sensibilidad y empatía con los pensionados lo único que ocasiona es que el pueblo busque castigar en las urnas este tipo de arbitrariedades. Si el gobierno de Duarte no quiere protestas, pues que pague lo que adeuda a los pensionados.