Filito

 

Sociedad 3.0

Treinta años de despojo, abuso de autoridad, incumplimiento de un deber legal y el regateo de utilidades por varios millones de pesos es lo que ha realizado el Ayuntamiento de Xalapa en contra de particulares propietarios de un céntrico edificio, cuyos espacios ha usufructuado la entidad municipal, desconociendo el derecho de los dueños a percibir las rentas.

Se trata de la familia propietaria del edificio Nachita, frente al Parque Juárez, que denuncia el uso de los portales de su propiedad por el ayuntamiento para instalar vendedores ambulantes de toda clase, así como ubicar casetas telefónicas públicas, acciones que le reportan miles de pesos, y que, sumados durante los 30 años que las ha realizado, significan varios millones más los intereses.

Filiberto Lozano Romero, abogado patrono de la familia Grayeb, informó que interpuso una denuncia en contra del alcalde de Xalapa, Américo Zúñiga Martínez, así como contra funcionarios de su comuna, por el delito de despojo, incumplimiento de un deber y abuso de autoridad. El anuncio de hechos fue presentado ante la Fiscalía Especializada contra Servidores Públicos, la cual le asignó la carpeta 276/2015.

Resulta que la familia Grayeb es propietaria del edificio “Nachita” y abrió el corredor para que pudieran establecerse algunos comercios, pero la autoridad municipal se arrogó facultades que no tiene, al expedir permisos para que ahí se asentaran comerciantes ambulantes, sin el permiso  de los propietarios del inmueble, que es de carácter privado, no público.

Ahora, la familia Grayeb exige  el pago de los daños, proporcionalmente a todo el tiempo que el Ayuntamiento ha explotado el lugar sin permiso de los propietarios.
Hubo un compromiso del alcalde Ignacio González Rebolledo con el dueño del edificio, don José Grayeb, de que no se iban a tolerar ambulantes, explicó Lozano, pero este convenio fue violado por el alcalde Guillermo Zúñiga Martínez, y el hijo de él y actual presidente municipal, prosigue cometiendo esa ilegalidad.

Todas las pruebas fueron aportadas por los impetrantes de justicia, quienes refieren que el ayuntamiento cobra 49 mil pesos por casetas instaladas, de las cuales han sido puestas 6 en el interior del edificio Nachita.