Impensable que la decisión del PRI sobre su candidato a gobernador de Veracruz esté exenta de la batalla grupal que se libra en la sucesión presidencial. En ese sentido los suspirantes pasan a formar parte de las piezas del tablero nacional que se va moviendo en torno a las pretensiones de tres bloques nacionales: el del secretario de hacienda Luis Videgaray, que estaría apoyando al Senador José Yunes Zorrilla, el del presidente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones que respaldaría la candidatura del senador Héctor Yunes Landa y un tercer bloque que es encabezado por el secretario de gobernación Miguel Angel Osorio Chong, que aunque no presenta candidato visible, no está ajeno a esta competencia.

Por esta circunstancia nacional que rodea al cercano destape priísta, es poco probable que la decisión recaiga en una sola persona, si bien habrá opiniones a considerar como la del propio gobernador Duarte de Ochoa, es claro que en la antesala del 2018 los actores nacionales no dejarán a la deriva lo que pueda ocurrir en la entidad que reúne a la tercera lista nominal de electores a nivel nacional, como tampoco están ajenos a lo que suceda en las candidaturas de las entidades que en este próximo 2016 tendrán procesos electivos.