Astrolabio Político
Por Luis Ramírez Baqueiro
08 de diciembre de 2015

El 2016 será un año crucial para México, inmersos en 14 procesos electorales, le gobierno federal apostará sus mejores cartas a garantizar el mayor número de triunfos en las principales entidades en disputa, con el objetivo de preparar la estrategia para lo que será el proceso sucesorio de 2018, en donde el presidente Enrique Peña Nieto se jugará el continuismo de un proyecto de estado encabezado por el Partido Revolucionario Institucional.

Por desgracia para la clase política, el diagnóstico es certero: los partidos políticos carecen de representatividad ciudadana en lo absoluto. Ninguna de las fuerzas políticas vigentes representan los intereses de los ciudadanos, aunque las agendas cambian entre partidos grandes y pequeños; los primeros buscan controlar y conservar el poder para ellos mismos el mayor tiempo posible, los segundos simplemente buscan preservar el status quo, las prebendas que nuestro generoso sistema electoral les provee y así continuar con su franquicia política.

Como ya todos sabemos el sistema partidista es por demás obsoleto. En el colmo de los absurdos, nuestro país financia con recursos públicos el terrible dispendio del que hacen gala los partidos políticos, con un presupuesto exorbitante y repartido convenientemente por los miembros de sus respectivas cúpulas.

Dentro de ese juego por la permanencia de las fuerzas políticas en las 14 entidades en disputa, Veracruz representa la corona de todas, pues con el tercer bastión electoral del país, ganar la plaza representa el asegurar un proyecto político-económico-social de largo alcance tras el periplo que representó la alternancia en el año 2000, con sus consecuentes consecuencias.

Ante ello, el escenario estatal es campo de cultivo para contrarrestar la pésima administración encabezada por el gobernador Javier Duarte y sus secuaces, que desde hace meses no ven la suya.

Distraído en un pleito estéril y sin sentido con Alfonso Salces Fernández, director y propietario del periódico Notiver, dará pauta para sacar a la luz verdades ocultas, pero que todo mundo sospecha o conoce pero que pocos se atreven a mencionar.

Es así como al interior del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y del Partido Acción Nacional (PAN) se cuecen las habas por mal lograr una posible Alianza Opositora en la que el objetivo primario es sacar al PRI del gobierno del Estado.

Por desgracia ambas dirigencias encabezadas por Rogelio Franco Castán y José “Pepe” Mancha Alarcón, no están midiendo la consecuencia de dicha medida, pues en la vitrina de enfrente preparan una mega respuesta con al menos 7 partidos unidos para tan tremenda batalla.

Más grave aún es el hecho de que militantes de ambas corrientes políticas no ven con buenos ojos la medida, que responde evidentemente más a intereses cupulares que de bases o sectores de ambos partidos.

De esta manera se entiende el desplegado que este martes ha sido circulado en todo el país por dos medios de circulación nacional como lo es el Diario Reforma y La Jornada, quienes publican una carta abierta al dirigente Agustín Basave Benítez en el que integrantes de la corriente conocida como “Democracia y Patria para Todos” reclaman la conformación de la referida coalición.

Dentro de la explicación que sustentan afirman que en el pasado proceso electoral federal los partidos de izquierda en su conjunto aglutinaron el 31 por ciento de la votación total, contra el 21 por ciento que alcanzó por si solo el PAN, por lo que reclaman el no esforzarse para buscar un bloque opositor con doctrinas e ideologías similares y no antagónicas.

Remarcan que el mismo Cuauhtemoc Cárdenas Solórzano lo ha sostenido, las mejores causas de la izquierda las enarbolará un segmento identificado con ellas y no del lado de la derecha.

De igual modo reiteran respaldo total a una alianza de izquierdas y pone como ejemplo lo ocurrido en Guerrero tras la postulación y gubernatura de Ángel Heladio Aguirre Rivero, el cual tuvo un final trágico y vergonzante para el PRD.

Y rematan afirmando que la representatividad política será en un 80 por ciento para el PAN y sólo un 20 por ciento para el PRD, cosa que no aprueba.

Así pues bajo este modelo, la posibilidad para que personajes como Paco Valencia se consoliden en alcanzar una candidatura conciliadora, la cual se avizora más cerca que nunca, aun cuando algunos se empeñen en afirmar que la Coalición va, difícilmente se consolidará, y si no el que saldrá perdiendo es el PRD y la izquierda veracruzana.

Sextante

El que no ceja en su intentona por alzarse con la nominación a la diputación local por el Distrito de Coatepec, es el combativo Toño Gómez Anell, que ya recorre una colonia de uno de los 17 municipios que aglutina su distrito, que se toma un café con pensionados y jubilados, que recorre mercados, saluda locatarios, platica con amas de casa como con trabajadores cafetaleros. A Toño no le quita el sueño que algunos escribanos le quieran apedrear el rancho, sabe que cuando la tiña pega hasta los perros quieren rascarse, así que con la filosofía que lo caracteriza continúa caminando, sabedor que trabajo mata grilla. Esperemos que este activo del PRI sea considerado entre los 30 candidatos que habrán de buscar una curul en el próximo Congreso de Veracruz.

Al tiempo.

 

astrolabiopoliticomx@nullgmail.com

Twitter: @LuisBaqueiro_mx