El impuesto a hospedaje cubierto por el turista es recurso que los hoteleros pagaron a SEFIPLAN y esta Secretaría debió entregarlo a la Oficina de Visitantes y Convenciones para que ésta promoviera el turismo hacia la entidad. Por lo menos en 2014 esa Oficina no recibió el producto del impuesto y por lo mismo la promoción fue inexistente; ahora, desaparecido el impuesto la Oficina queda sin soporte económico y también desaparecerá, no sin antes recibir el dinero que el gobierno recaudó porque son recursos fiscales cuyo gasto debe ser justificado.